¿Y el caballo del año?

[ad_1]

Terminó la temporada de 2016 y, como siempre, lo único que queda es hacer un arqueo y sacar cuentas.

Desde el punto de vista competitivo, fue un año bueno para la hípica nacional, el cual se vio coronado con la victoria de Tigre Mono en el clásico Internacional del Caribe, disputado en Puerto Rico.

Pero, sin duda, la gran vedette de la campaña fue la potranca Chantik que justamente escoltó a Tigre Mono en el evento internacional, después de una extraordinaria faena.

Otros héroes de la temporada fueron Salustio, Lady Valerie, Omar, Step To Heaven y Candy Sugar Lady, entre los ejemplares, mientras que en el grupo de las personas hay que hacer mención del buen “performance” del jinete Wigberto Ramos, del entrenador Mario Estévez, del aprendiz Víctor Gutiérrez, así como de Concerto en el ámbito de la crianza.

Así las cosas, el panorama para la próxima elección de los “Valores Hípicos” de 2016 se nota interesante. Recordemos que se trata de más de 15 categorías, aunque aquí solo hemos mencionado pocas.

Sin embargo, el tema más importante es el referente a la selección de “El caballo del año”, que es el más importante y, por ende, codiciado por todos los dueños de caballos.

Si el año pasado la decisión era complicada porque estaban de por medio dos caballos con créditos sólidos como lo fueron Calínico y Salustio, este año el asunto cambia porque hay al menos tres equinos que pueden ser considerados, quizás, uno más que otros, pero están.

Chantik, Salustio y Tigre Mono son, sin duda, los tres que destellan y, seguramente, entre ellos de definirá la elección.

Sobre Chantik se puede escribir un libro aparte. Su actuación en Panamá fue destacadísima. Una triple corona a su haber, dos de tres clásicos con los machos y un extraordinario segundo lugar en el Internacional del Caribe, cuyo resultado oficial está pendiente de ser decretado.

Habría que añadir que ganó más de $173 mil en ganancias en Panamá y que en total conquistó seis de los siete clásicos en los que participó en nuestro medio.

En otra esquina se puede avistar al estadounidense Salustio. Gran ganador de la Copa Invitacional del Caribe, también en Puerto Rico, en la que puede considerarse una de las competencias más bravas del año. Además se impuso en otros dos clásicos en Panamá y terminó con $77,480 en ganancias, con numerosas figuraciones en los clásicos más importantes de la temporada.

Por su parte, Tigre Mono llega a la fiesta con un galardón imponente: El clásico Internacional del Caribe. Como hemos señalado en otras oportunidades, ganarse la máxima prueba de la hípica regional será siempre un valor agregado interesante para cualquier campaña.

 

 

 

Por el momento, la respuesta sobre quién será “El caballo del año” quedará en manos de los miembros de la prensa especializada que decidan votar.

 

 

 

Sobre esto último, tenemos información de que se está trabajando en una disposición legal para que los resultados sean más acordes con la realidad y así evitar el imperio de la suspicacia.

Sobre el particular, lo recomendable -en caso de adoptarse este nuevo instrumento legal- es que se haga para el próximo año a fin de que las reglas del juego sean del conocimiento previo de todos.

Solo agregaríamos que se debe trabajar todo con pinzas, toda vez que puede darse la situación de que la premiación pierda su encanto si de antemano se sabe quiénes son los ganadores y si las selecciones no tienen esa cuota de simpatía-subjetividad, que siempre es buena a la hora de escoger a figuras públicas y especialmente del deporte.

Por lo pronto, vamos a esperar prudentemente.

[ad_2]

Fuente: Panamá América