Y Ahora, ¿Qué me pongo?

[ad_1]

Sí, no hay nada más lindo y emocionante que cuando una mujer se entera de que está embarazada por primera vez, preparativos, planes, ajustes, elecciones y mucha emoción, todo va de la mano. Empiezan a pasar las primeras semanas y en algunos casos los primeros meses y de repente, la pregunta del millón: Y ahora, ¿qué me pongo?

Los cambios en el cuerpo empiezan a ser evidentes, pero a veces no tanto como para que la gente sepa que estamos embarazadas, así que como muchas quieren guardar el secreto hasta pasados los tres primeros meses, hay que disimular…

Pero… “¡Dios mío, ya no me puedo ni cerrar el pantalón!” “Y todo me queda apretado”. Obvio, siempre hay algún (a) impertinente al que se le ocurre comentar: ¡Cómo te has engordado! Bueno, durante esos tres primeros meses hay algunos trucos efectivos que puedes poner en práctica, sin necesidad de cambiar el clóset.

En primer lugar, elimina todas aquellas prendas que antes de quedar embarazada te quedaban ajustadas, porque van a estar fuera de circulación durante más de 9 meses, así que mejor no las veas cada día en tu armario para que no te recuerden que antes te las podías poner y ahora no.

Deja en tu armario todo aquello que te quedaba cómodo, prendas de tejido elástico y que de alguna manera pueden ir ajustándose a los cambios que van a suceder en tu cuerpo.

Te voy a contar algunos pequeños trucos para que puedas seguir usando tu ropa sin necesidad de tener que salir desesperadamente a comprar ropa de embarazada que, además, por lo general, no suele coincidir con el estilo de uno y terminas sintiéndote disfrazada.

Una técnica para poder seguir usando los pantalones es colocar un elástico en la cintura que agarra el botón y el ojal para evitar que se abra y se baje la cremallera y sobre eso, ponte una camiseta que lo tape para que no se vea, porque es efectivo, pero no muy estético.

De esta manera podrás seguir usando tus propios pantalones durante los primeros meses de embarazo.

Cuando el elástico ya se abre demasiado. Ojo, que la idea no es que lleves un elástico abierto de 10 cm, es solo para darle un par de centímetros a la cintura de tu pantalón, así que cuando el elástico ya no sea opción, puedes pasar al plan B, abrir la costura lateral de tu pantalón y colocar una pieza en forma de triángulo para darle más espacio a la parte de la cintura y así poder adaptarlo al nuevo volumen de tu panza.

Usa faldas que tengan un elástico en la cintura, puedes colocar el elástico sin que te apriete por debajo de la panza, y ponerte una faja que envuelva la panza como si fuera un cinturón muy ancho y una camiseta encima.

Para hacerte un cinturón ancho o faja, solo necesitas una tela elástica, si es posible de algún jersey de algodón fino, más o menos de 1.5m de ancho, y corta, aproximadamente, 60 cm de ancho. Esa pieza de tela la envuelves alrededor de tu panza a modo de cinturón por encima de pantalones, o faldas para evitar que te quede la pancita al aire.

Como vas a tener volumen en la parte central de tu cuerpo, el resto de las partes vamos a tratar de que tengan el menor volumen posible, así que trata de usar mallas o pantalones de pierna ajustada. Y camisetas también ajustadas, porque si le damos volumen a esas partes también el resultado puede ser que parezcas un saco de patatas caminando y lo que queremos es que te veas estilizada, a pesar del volumen de la pancita.

A medida que va entrando el final del embarazo cada vez vas a necesitar estar más cómoda, así que en esa etapa los vestidos sueltos son lo más práctico y cómodo, especialmente en un país de calor.

Y por último, no te olvides de los zapatos, que también serán algo fundamental en esta recta final, usa zapatos muy cómodos y planos, con muy poco tacón.

[ad_2]

Fuente: Mujer.com.pa