Uribisimo calienta su maquinaria electoral exhibiendo fuerza en las calles

[ad_1]

La oposición al Gobierno colombiano encabezada por el Centro Democrático, el partido de derechas del expresidente Álvaro Uribe, exhibió fuerza de cara a la campaña para las elecciones de 2018 al salir a la calle para exigir la renuncia del mandatario Juan Manuel Santos y protestar contra la corrupción.

 

Decenas de miles de personas marcharon durante horas por el centro de la capital colombiana y otras 25 ciudades del país para denunciar la gestión del Gobierno en campos como la seguridad ciudadana, la política fiscal, la gestión e implementación del acuerdo de paz con las Farc o los casos de corrupción.

 

La protesta se opacó en Bogotá por la lluvia y las noticias que lentamente llegaban de la avalancha que arrasó a varias barrios de Mocoa, capital del departamento de Putumayo (sur), que dejó, según los primeros datos, unos 200 muertos y centenares de heridos, al igual que puentes, carreteras, carreteras y cultivos destruidos.

 

Poco después de las 9 horas locales empezaban a llegar los grupos y familias al Parque Nacional de la capital, desde donde partió la marcha en dirección a la céntrica Plaza de Bolívar.

 

Algunos de los manifestantes iban ataviados con afiches oficiales de la protesta que reivindicaban figuras del uribismo como el propio expresidente o el excandidato presidencial del Centro Democrático Óscar Iván Zuluaga.

 

“Nos sentimos robados y al borde de volvernos una Venezuela, y eso no lo podemos permitir. Esta es una manifestación del pueblo, ni del uribismo ni del conservadurismo. Es de los que queremos que este país sea libre y sin corrupción”, explicó Javier Botero, uno de los manifestantes.

 

El miedo ante una eventual deriva “a la venezolana” de Colombia era una idea que sobrevoló la manifestación, que coincidió con la grave crisis institucional , económica y social que vive el país vecino.

 

A esta cuestión hicieron referencia tanto los manifestantes con sus proclamas y pancartas como los organizadores en sus intervenciones en la tarima de la Plaza Bolívar, centro neurálgico de la institucionalidad colombiana, donde se localiza el Palacio de Justicia, la residencia presidencial, el Congreso y la Alcaldía de Bogotá.

 

A la marcha de Medellín se sumó Uribe, quien al final apeló a que la marcha continúe firme para construir una “gran coalición” que elija a un nuevo mandatario “sin temores y sin engaños”.

 

“Esta marcha no termina hoy. Esta marcha tiene que seguir en las calles de Colombia para que el presidente (Santos) renuncie y Colombia cambie de rumbo”, declaró Uribe en un largo discurso que pronunció ante las miles de personas que repetía la frase “no más Santos”.

 

Para él, esta marcha “tiene que seguir en una campaña diaria y generosa para que construyamos una gran coalición que elija a un gran presidente el año entrante. Y ese presidente sin temores, sin vacilaciones y sin engaños se ponga en el oficio de sacar esta democracia adelante y de frenarle los caminos al terrorismo”.

 

En Bogotá tomó la palabra otro de los convocantes, el exprocurador Alejandro Ordóñez, quien afirmó que los opositores van “destituir al corrupto presidente Santos”.

 

“El pueblo colombiano no va a permitir que pase lo mismo que en Venezuela; que entienda Juan Manuel Santos que estamos dispuestos a lo que sea menester pero no vamos a entregar el país a las Farc”, advirtió el exprocurador quien tuvo que dejar el cargo luego de que el Consejo de Estado anulara, en 2016, su reelección argumentando que existieron irregularidades en ese proceso.

 

Ordóñez, que ha estado en el sonajero como potencial precandidato en las próximas elecciones presidenciales, exhortó a los manifestantes a movilizarse electoralmente para lograr “una amplia mayoría” para cambiar completamente el diseño del Estado colombiano.

 

“No tiene sentido ser un nuevo presidente para permanecer impávido ante la nueva institucionalidad surgida del ilegitimo acuerdo (de paz con las FARC)”, agregó.

 

Bajo lemas como “No más Farc” y “No más Santos”, las marchas han circulado por las calles de todo el país, así como en ciudades del exterior, entre ellas, Madrid y Miami (EE.UU).

 

La marcha en esa ciudad estadounidense convocó a más de 300 personas en la que también participó el coronel retirado Luis Alfonso Plazas Vega quien fue absuelto en el 2016 por el delito de desaparición forzada en la operación de retoma del Palacio de Justicia hace 31 años. 

[ad_2]

Fuente: Panamá América