Una reina de acero

[ad_1]

Hay un dicho que dice: “Dios les pone pruebas difíciles a sus guerreros más fuertes”, y este le queda como anillo al dedo a María Laura Cárdenas, reina de Calle Arriba de Las Tablas 2017, quien hace cuatro años pasó la dura prueba de perder físicamente a su madre.

Esta chica, de cédula ocho y quien fue criada en el pueblo de Santo Domingo de Las Tablas, hoy puede decir que cumple el sueño de su vida y el de su progenitora: ser reina, pero no cualquier reina, sino una reina de acero.

Sí pienso en un futuro, pero no tan lejano, regresar a Las Tablas, extraño mucho estar allá, la calidad de las personas, ese clima tranquilo de paz, me gustaría vivir allá.

Sí, María Laura pasó por la muerte de su madre hace aproximadamente cuatro años, fue un momento muy trágico en mi vida, sin embargo, decidí salir adelante, terminé mis estudios y traté de cumplir el sueño que no solo era mío, sino el de mi madre: de ser reina.

La primera prueba fue en Año Nuevo, son cosas que pasan, no la supero, pero acepté, sé que son planes de Dios, fue extraño, tuve que ir donde algunos especialistas, pero sí lo he superado, ya puedo hablar de eso sin llorar. Ya lo puedo contar.

Después del fallecimiento de mi madre, estoy marcada, pero puedo ir de paseo o salir por seis meses, no más de ahí.

Me gusta escribir y leer, no como “hobby”, sino para aprender más, me gusta estar atenta a la tecnología que sale de medicina.

¿Eres amante de coleccionar algún accesorio?

Me encanta coleccionar zapatos, tengo cuarenta pares hasta el momento y ahora con el reinado tengo más. También soy coleccionista de los momentos, los disfruto.

Después de esto, trataré de ver si los vendo a otros pueblos que gusten utilizarlos, no tengo problemas en venderlos o alquilarlos.

Estoy casi lista, pero daré lo mejor de mí en el parque Porras.

Apuntando a las estrellas se llega al cielo. Para mí el cielo no es el límite, siempre trato de decirles a las personas que están desviadas en el camino que se enfoquen.

No, para nada, a María Laura no le gusta ese tipo de eventos, yo solo quería ser reina de Calle Arriba de Las Tablas y gracias a Dios lo estoy cumpliendo.

[ad_2]

Fuente: La Critica