Una cinta de alcance internacional

[ad_1]

Una historia que cuenta lo difícil que puede ser la vida, pero jamás es tarde para reivindicarse, es lo que encontrarán en el drama “Kimura”, una película panameña realizada netamente con actores de la localidad.

En su preestreno, artistas, presentadores y actores pudieron disfrutar de primera mano de dicho filme; entre las personalidades que desfilaron por la alfombra roja estuvieron Roberto Durán, Wendy Jaramillo, Lily Vargas, Edna Jaramillo y Dayana Sáez.

Fariba Hawkins, una de las encargadas de las producción de la película, manifestó que es un sueño hecho realidad y aún no cree lo que está pasando. “Al final, el público es quien tiene la última palabra. Nosotros hemos hecho todo lo posible para cuidar todos los detalles de esta producción y para que estén orgullosos de que esto se hizo aquí y con actores locales”, señaló. En este punto, aclaró que la única persona extranjera es el actor Jorge Perrugonía, a quien convocaron con la intención de atraer al público extranjero. “Con esto lograremos colocar a ‘Kimura’ en el radar internacional. Es como nuestra punta de lanza”, revela la panameña. Añadió que con esto no están demeritando la capacidad de talento que existe en nuestro país.

El presupuesto hasta el momento es de 80 mil dólares, pero según Hawkins, puede variar. “La idea es que salga de aquí, pero depende mucho de cómo le va en Panamá”, explica la productora.

Por el momento, firmaron con un casa productora en el extranjero que les garantiza que “Kimura” será vista por canales de cable y países de Europa, pero en cines depende del público panameño.

El reparto de “Kimura” está encabezado por Robin Durán, Nick Romano, Jorge Perrugorría y Thamara Tejada. Todo empieza con Armando Carrera, un expeleador con un pasado trágico, quien regresa a Panamá buscando el perdón de su hermano Alejandro (Robin Durán), quien se ha convertido en un endurecido campeón de MMA. Como sabe que hizo mal en el pasado, trata de ganar una pelea para salvar el negocio de su hermano.

[ad_2]

Fuente: La Critica