Trump proclama un nuevo veto para los refugiados de 6 país

[ad_1]

El presidente de EE.UU., Donald Trump, proclamó su nuevo decreto migratorio que prohíbe la entrada de refugiados al país y detiene la emisión de visados para los ciudadanos de Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán, todos ellos países de mayoría musulmana.

Trump también eliminó de su nueva orden ejecutiva toda alusión a las minorías religiosas cristianas, grupo que había tratado de proteger en su anterior decreto, emitido el pasado 27 de enero y bloqueado por la Justicia.

Con esa eliminación, el Gobierno de EE.UU. trata de anular la idea de que su veto se dirige contra los musulmanes y atenta contra la libertad religiosa protegida en la primera Enmienda de la Constitución, una cláusula que algunos grupos habían usado para demandar al Ejecutivo por discriminación.

“La orden ejecutiva firmada por el presidente para proteger al país de la entrada de terroristas extranjeros es una medida vital para fortalecer nuestra seguridad nacional”, dijo el secretario de Estado, Rex Tillerson, junto a los titulares de Justicia, Jeff Sessions, y Seguridad Nacional, John Kelly.

A diferencia de lo que ocurrió con la orden anterior, en esta ocasión, Trump no apareció firmando el decreto en el Despacho Oval de la Casa Blanca, acompañado por su equipo y frente a las cámaras.

El mayor cambio incluido en la nueva orden ejecutiva se refiere a Irak, cuyos nacionales vieron cómo se les prohibía la entrada a Estados Unidos con el anterior decreto del 27 de enero.

En esta ocasión, Trump ha decidido permitir la entrada de los iraquíes porque su Gobierno se ha comprometido a implementar medidas adicionales de seguridad y ejecutar en el “tiempo oportuno” las repatriaciones de sus nacionales con órdenes de expulsión en EE.UU., según dijeron altos funcionarios en una llamada con periodistas.

Tillerson elogió al primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, y resaltó que Irak es “un aliado importante” en la lucha contra el Estado Islámico (EI).

A pesar de que el Gobierno ha sacado a Irak de su lista, ha detenido durante 90 días la emisión de visados a los ciudadanos de seis países de mayoría musulmana (Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán), que ya aparecían en el anterior decreto.

No obstante, la nueva orden incluye tres excepciones que no estaban recogidas en la anterior versión y, entre las que destaca, el permiso de entrar a EE.UU. para los nacionales de los seis países musulmanes que tienen la tarjeta de residente permanente (“green card”), que permite a los extranjeros trabajar y acceder a la ciudadanía estadounidense.

Además, podrán entrar en EE.UU. aquellos que ya hayan conseguido asilo y las personas con doble nacionalidad que usen un pasaporte de otro país diferente al de las seis naciones con restricciones.

[ad_2]

Fuente: Panamá América