Tibia postura de gobierno panameño ante crisis política en Venezuela

[ad_1]

 

 

A pesar de que muchos jefes de gobierno y cancilleres de los países América han repudiado la crisis política que se agravó hoy en Venezuela, el Gobierno panameño mantiene una posición blanda.

 

Tras la disolución del parlamento, ordenada por la Corte Suprema venezolana, varios mandatarios rechazaron la medida que ha convulsionado al vecino país.

 

Por ello, varios gobiernos se han pronunciado al respecto; tal es el caso de Brasil, Perú, Chile, entre otros.

 

En tanto, que la Unión Europea (UE) solicitó la celebración de un nuevo torneo electoral en dicho país.

 

Pero en Panamá, ni el presidente de la república Juan Carlos Varela ni su canciller, Isabel Saint Malo, han reaccionado.

 

Solo se supo de un escueto comunicado que no explica de qué entidad proviene, y en el que se asegura que hay “una profunda preocupación” por lo sucedido en Venezuela.

 

El que sí habló fue el analista internacional Julio Yao. Esta fuente solicitó a Varela sacar a Panamá de una lista elaborada por la Organización de Estados Americanos (OEA), que condena a Venezula por temas de derechos humanos y constitucionales.

 

“Le exijo al presidente Juan Carlos Varela que, en ejercicio de nuestro derecho constitucional, retire el nombre de Panamá de la lista de supuestos enemigos de Venezuela, reclutados en y por Washington para mancharnos con la sangre de nuestros hermanos”, declaró Yao.

 

Hechos lamentables 

Los disturbios en diversas ciudades y puebles estallaron luego de que la Corte Suprema de Justicia decidiera asumir las competencias de la asamblea que es controlada por una mayoría opositora.

 

Desde finales de 2015 el parlamento venezolano está conformado por diputados contrarios al gobierno de Nicolás Maduro.

 

Según muchos expertos en política, Maduro teme al referémdum revocatorio que viene solicitando la misma oposición que lo manifestada desde el Congreso.

 

[ad_2]

Fuente: Panamá América