Taxistas cabreados con Uber

[ad_1]

Los conductores de taxis de turismo realizaron una protesta contra la plataforma Uber trancando el área de Paitilla. “Esa es una competencia desleal, ya que por una carrera a Colón que vale $100, ellos están cobrando $40”, se quejó un transportista.

Uber ya tiene 10 mil conductores; el sindicato de taxis de turismo afilia a cerca de 7,000.

El secretario general del Sindicato Industrial de Conductores de Taxi de Panamá (SCTP), Efraín Palacios, dijo que ellos están organizados, llevan uniforme, tienen tarifas fijas, “no timamos a nadie y cada vez que un compañero da un mal servicio le sancionamos. No tenemos problemas con la calidad, pero Uber nos está afectando igual”.

Cuando Uber llegó a Panamá en marzo de 2014, era usada principalmente por extranjeros y gente con cierto poder adquisitivo, ya que solo era posible el pago con tarjeta de crédito, sin embargo, desde que Uber aprobó el pago en efectivo en agosto del año pasado, su uso se ha popularizado vertiginosamente y ha ido desplazando poco a poco al servicio del taxi.

“El negocio ha sufrido una caída del 50% en el aeropuerto desde que Uber llegó a Panamá. Si no nos hacen caso, vamos a tener que estar más tiempo cortando las calles”, amenazó el secretario general del sindicato, que prepara nuevas movilizaciones para la semana que viene.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, ha rechazado en más de una ocasión prohibir la plataforma porque, en su opinión, es una fuente de ingresos alternativa para muchos panameños y no representa ningún tipo de competencia para los taxistas, pues se trata de un servicio “más exclusivo”.

“No podemos afectar a los ciudadanos que están complementando sus ingresos”, aseguró Varela en marzo de 2016, cuando tuvo lugar una ola de protestas contra la aplicación.

El sindicalista Palacios dijo a Efe que las explicaciones de Varela suenan a “excusas baratas” y que su reticencia a prohibir la aplicación responde en realidad a intereses familiares ocultos.

“No sé si es verdad o no, pero dicen que el hijo de Varela está metido en el negocio y que por eso no quiere prohibirlo. Un compañero de nuestro sindicato nos lo ha contado”, declaró.

El rumor sobre la supuesta relación comercial entre Uber y el hijo del mandatario recorrió esta semana las redes sociales, aunque ninguna de las partes hizo declaraciones al respecto.

Lo que sí es un hecho es que la compañía de transporte y la marca Ron Abuelo, que pertenece a la familia del presidente, firmaron en diciembre de 2015 una alianza para instalar quioscos con alcoholímetros en las discotecas panameñas desde los que se podía solicitar el servicio de Uber.

[ad_2]

Fuente: La Critica