Sutherland devuelve al Movistar al palmarés de la Vuelta a La Rioja

[ad_1]

EFE| El corredor australiano del Movistar Rory Sutherland se ha impuesto hoy en la LVII Vuelta Ciclista a La Rioja, al llegar a la meta de Logroño en solitario, con veinte segundos de ventaja respecto a varios ciclistas que habían entrado con él en la escapada final de la carrera.

La prueba, de 150 kilómetros por las carreteras riojanas, parecía abocada a una llegada al esprint y al control por parte del Orica-Scott australiano, ganador en las últimas tres ediciones.

Pero el viento y la falta de efectivos de ese equipo se encargaron de ayudar a un Movistar muy interesado en ganar casi desde el principio. Porque el equipo español trabajó en todo momento, metió ciclistas en todas las fugas y en los grupos de cabeza creados por el viento; y en los últimos kilómetros, con Sutherland y Joquín Rojas metidos en cabeza fue el australiano el que mostró más fuerza y se fue directo a la meta.

La modesta “clásica” riojana tiene la suerte en los últimos años de que los dos equipos grandes que compiten en ella se la toman en serio; los australianos del Orica con más suerte en las pasadas ediciones y el Movistar con ganas, pero muchas veces sin los corredores adecuados para lanzar el sprint final.

Pero hoy el conjunto español quería que la carrera fuera de otra manera y, además, se encontró con dos aliados, el viento, y el propio Orica, que llegó a la capital riojana con seis ciclistas, de buen nivel, pero solo seis.

Así, el Movistar optó por revolucionar la carrera, tras una primera fase más sosa, logró romper el pelotón y meter a tres de sus corredores, David Barbero, Jonathan Castroviejo y Albert Roler en la primera escapada de la jornada, con otros nueve ciclistas, entre ellos solo un Orica (el suizo Michael Albisini).

Este grupo mantuvo algo más de un minuto de ventaja sobre el pelotón principal incluso tras pasar el primer puerto de montaña, aunque fueron neutralizados a algo más de cincuenta kilómetros para la llegada. La carrera pareció recomponerse y volver a ajustarse al guión previsto, pero entonces el viento la rompió.

En la bajada desde Nájera a Logroño, a unos 35 kilómetros de meta, un abanico partió el pelotón y el Movistar volvió a meter en la parte delantera a tres ciclistas con opciones: Barbero, Soler y Sutherland.

El Orica no se dejó sorprender, y logró que todos sus seis integrantes entraran en la parte delantera, con lo que, de nuevo, dio la sensación de que los australianos estaban dónde querían.

Pero entonces el equipo que demostró su capacidad como rodador fue el Movistar e imprimió a ese grupo un ritmo difícil de seguir, que fue descolgando ciclistas, hasta que a diez kilómetros de meta seis se quedaron solos, entre ellos Sutherland y Rojas del Movistar y Albisini y el australiano Michael Hepburn del Orica.

Todos empezaron a controlarse y poco después fue Rory Sutherland el que decidió dar un golpe de pedal más y se fue solo a meta, en una contrarreloj de casi seis kilómetros en la que logró veinte segundos de ventaja sobre quienes le seguían.

Suficientes para que este veterano lograse su primer triunfo en los últimos años -el 14 de su equipo esta temporada- y devolviera al Movistar al palmarés de una carrera que no ganaba desde 2011.

[ad_2]

Fuente: Metro Libre