Superintendencia insta a los bancos a colaborar con las autoridades de investigación

[ad_1]

La Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) mantiene procesos sancionatorios a entidades del sector bancario, según informó en una nota de prensa en la que se refiere a Odebrecht y otras empresas “señaladas públicamente” por sus conductas “ al margen de la ley”.

En la nota divulgada este sábado 2 de diciembre, la SBP no facilitó los nombres de los bancos sancionados, dado que estos procesos se encuentran en diferentes etapas de trámite, por tanto, las sanciones no están en firme.

“Cabe destacar que los flujos transaccionales bancarios cuestionados del Grupo Odebrecht y de otras empresas en Panamá ocurrieron principalmente entre 2008 y 2014. Durante esos años, ningún ente supervisor o autoridad judicial a nivel global pudo detectar que las actuaciones del grupo Odebrecht se apartaban de la ley y que, a la vez, vulneraban a ciertos actores de los sistemas financieros globales”, precisó la SBP en el comunicado.

El ente regulador recalca que el sistema bancario panameño está fortalecido y cuenta con prácticas más amplias en materia de diligencia debida. Resalta, por ejemplo, la sanción de la Ley 23 de 2015, que adopta medidas para prevenir el blanqueo de capitales y los financiamientos del terrorismo y de la proliferación de armas de destrucción masiva.

“Además, esta Superintendencia ha expedido 13 regulaciones relacionadas, con énfasis en los procesos de debida diligencia que deben observar los bancos para el conocimiento del beneficiario final”, y agrega se incrementó 171% el personal en las áreas de supervisión de prevención.

“Es imprescindible que se completen todas las investigaciones que deslinden responsabilidades personales en temas de corrupción. En ese sentido, instamos y exigimos a los bancos que continúen prestando el más amplio y decidido apoyo a las autoridades competentes, para que éstas puedan cumplir con sus responsabilidades”, remarcó.

En las investigaciones de Odebrecht consta que dos oficiales de la banca panameña participaron de las actividades ilícitas de la constructora, y “recibieron porcentajes de todas las transacciones realizadas a través de unas cuentas”. Olivio Rodrigues Junior, un ejecutivo de Odebrecht, confesó que solo en tres cuentas corrientes a nombre de la sociedad Constructora Internacional del Sur, aperturadas en un banco panameño, circularon $839 millones. A los dos oficiales se les pagó “importe” por cada transferencia realizada: uno recibió 0.7% y el otro 0.3%, según la confesión de Rodrigues Junior.

Constructora Internacional del Sur era una de las sociedades utilizadas por el Departamento de Operaciones Estructuradas o oficina de coimas de Odebrecht, a cargo de los pagos “no contabilizados” del grupo, con el propósito de “afianzarse” en el mercado.



[ad_2]

Fuente: La Prensa