sobornos al exsenador colombiano Otto Bula pasaron por China y Hong Kong

[ad_1]

La Fiscalía colombiana informó haber encontrado el rastro de los sobornos que la constructora brasileña Odebrecht asegura entregó al exsenador de ese país, Otto Nicolás Bula, actualmente detenido en la cárcel La Picota.

Bula es señalado de haber recibido 4.6 millones de dólares para lograr, mediante lobby en el Congreso y entes estatales, adiciones en 2014 al contrato de la vía Ocaña-Gamarra, en el escándalo de los sobornos que envuelve a la empresa Odebrecht.

Según las investigaciones, el dinero pasó por empresas ubicadas en Asia, informó el diario colombiano El Tiempo. La información proviene de Yezid Arocha Alarcón, jefe jurídico de Odebrecht en Colombia.

Una de las firmas es Texfab International HK LTD –ubicada en el Financial Center de Shenzhen, China– que recibió seis consignaciones por 500 mil dólares cada una.

La otra empresa es CT Asia HK LTD, con sede en Hong Kong, y se especializa en el comercio de celulares. Según la publicación, la empresa envió a Colombia un cargamento de teléfonos por más de 60 mil dólares en 2016. Esta firma —reportó  El Tiempo— recibió 487 mil 945 dólares de los pagos a Bula.

No se trata del único caso en el que Odebrecht usó empresas hongkonesas para pagar sus sobornos. Y es que, de acuerdo con un reporte de La Nación, Gustavo Arribas, jefe de la agencia de inteligencia de Argentina, habría recibido dinero por esa misma vía.

El pago a Arribas, mediante cinco giros, se concretó en septiembre de 2013 desde una cuenta bancaria en Hong Kong que el financista brasileño Leonardo Meirelles controlaba a través de una “empresa de fachada” destinada al pago de sobornos, lavado de activos y evasión.

Meirelles reconoció ante la justicia de su país haber ejecutado el giro de varios millones de dólares en sobornos de parte del gigante de la construcción Odebrecht en Brasil y otros países de América Latina para la obtención de contratos de obra pública.

El exsenador Bula, suplente entre 1998-2002 y 2002-2006 de Mario Uribe, primo del expresidente Álvaro Uribe y preso por vínculos con paramilitares, fue capturado el sábado pasado.

En diciembre pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó sobre un acuerdo alcanzado entre los fiscales de Nueva York y Odebrecht, en el que la constructora reconoce haber pagado $788 millones en sobornos a funcionarios de varios países. De esa cantidad, $11.2 millones se habrían pagado en Colombia.

Por este megaescándalo, el exviceministro de Transporte Gabriel García Morales, que ocupó el cargo durante el gobierno de Álvaro Uribe, aceptó el fin de semana pasado los cargos por corrupción que le imputó la Fiscalía de Colombia en un caso relacionado a contratos con la constructora brasileña.

[ad_2]

Fuente: La Prensa