Si siempre estás llegando tarde, esta es la razón científica

[ad_1]

Ya seas tú o un amigo (a), siempre hay alguien en un grupo de personas que se caracteriza por llegar tarde a todos lados o por demorar mucho las cosas…

Aparentemente la ciencia ha descubierto el porqué. 

En un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology, los investigadores de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri, compararon las habilidades de gestión del tiempo de 36 estudiantes universitarios y 34 adultos mayores. Estar a tiempo (o estar super tarde) depende en gran medida de algo llamado memoria prospectiva basada en el tiempo. Básicamente, se utiliza este tipo de memoria cuando se recuerda a hacer algo en un momento determinado, como salir a coger el tren a las 9 de la mañana para que no se pierda la clase.

El estudio se dividió en dos partes. En primer lugar, los participantes tomaron un cuestionario de preguntas y calculó cuánto tiempo tomó. La mitad de los participantes trabajaron mientras escuchaban música de fondo – dos canciones más largas o cuatro cortas – mientras que la otra mitad tomaba el examen sin tocar música. Aunque el cuestionario fue siempre 11 minutos, no había reloj en la habitación, así que los participantes tuvieron que adivinar el paso del tiempo basado en sus propias estimaciones.

En la segunda parte del estudio, todos tenían 20 minutos para juntar tantas piezas de rompecabezas como podían, mientras que todavía dejaban tiempo suficiente para tomar el mismo examen después. Esencialmente, los participantes tenían que recordar cuánto tiempo tomó para completar el cuestionario y elegir un tiempo de inicio adecuado sin la ayuda de un reloj.

Se podría pensar que la gente haría estas estimaciones basadas en un reloj interno, y esto fue cierto para los adultos mayores. En general, las personas de la tercera edad tienden a subestimar cuánto tiempo duró el primer cuestionario, lo que les llevó a tomar demasiado tiempo en el rompecabezas y perder la fecha límite para completar el segundo cuestionario, y esto fue así independiemente de escuchar o no música. De hecho, la mayoría de los adultos mayores reportaron ignorar la música por completo.

Pero… aquí viene lo interesante. En el grupo de los jóvenes adultos, la gestión del tiempo estaba fuertemente influenciada por la música. Aquellos que escuchaban dos largas canciones tendían a actuar como adultos mayores: subestimaron la duración de la primera prueba y no terminaron la segunda ronda a tiempo. Sin embargo, los estudiantes que escucharon cuatro canciones cortas tuvieron el problema opuesto, sobrestimando la duración del cuestionario y terminando la segunda ronda temprano.

Esto llevó a los investigadores a concluir que los jóvenes estaban utilizando la música para ayudarles a contar el tiempo en lugar de depender de un reloj interno. “Los resultados sugieren por primera vez que los adultos más jóvenes y mayores no siempre utilizan estrategias de tiempo similares, y como resultado, pueden producir sesgos de sincronización diferencial en las mismas condiciones ambientales”, escribieron los investigadores en el documento que describe el estudio.

También señalaron que las señales externas pueden ser poco fiables en el mundo real. “Algo tan simple como el número de canciones que escuchaste en tu teléfono durante una corrida puede influir si sobrevaloras o subestimas la duración de la carrera”, dijo la autora principal Emily Waldum, según Science Daily.

El estudio, lo que sugiere, es que a medida que crecemos es posible que cambiemos nuestras habilidades de gestión del tiempo. 

[ad_2]

Fuente: Mujer.com.pa