¿Seguirá Boomer el legado Phelps?

[ad_1]

Michael Phelps dejó atrás sus días de competencia y estrellato en los Juegos Olímpicos, sin embargo, ya hay alguien que quiere intentar seguir su legado.

Hablamos de su pequeño hijo, Boomer Phelps, quien a sus nueve meses de edad ya toma clases de natación.

“Boom-Boom”, como le llaman sus padres, no solo ya está disfrutando de la piscina, sino que también lo hace de la mano de nada más y nada menos que de la mujer que enseñó a Phelps a nadar, Cathy Bennett, quien también es la directora de la escuela de natación de su pupilo.

“Boomer va a la piscina en que solía entrenar, en la piscina en que aprendí a nadar”, comentó Phelps.

En redes ha existido mucha alegría y un tanto de confusión al ver a un niño desde temprana edad en la piscina, sin embargo, según la Asociación Americana de Pediatría, los niños desde muy temprana edad pueden beneficiarse de la instrucción de natación formal.

Y aunque su primogénito ya se prepara en la piscina, la leyenda del deporte ha descartado entrenar a su hijo en el futuro.

“Boomer disfruta el estar en la piscina, pero si él decide un día dedicarse a la natación, nunca sería su entrenador. Él me detestaría”, comentó recientemente Phelps.

El “Tiburón de Baltimore”, que ya hizo sus pinitos como entrenador aprendiz con Chase Kalisz, reconoció que aún le falta algo de tacto en su manera de dirigir. “Mi desafío será aceptar que algunos no entenderán mis consignas y que otros no lograrán ponerlas en práctica”, asumió Phelps, quien contó que habla con el que fue su entrenador, Bob Bowman, sobre cómo mejorar la relación con los pupilos.

Phelps, de 31 años, es ganador de 23 preseas de oro, repartidas entre los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

El particular nombre Boomer fue elegido porque tanto Phelps como Nicole Johnson, mamá del bebé, querían “algo diferente y algo cool”. El segundo nombre, Robert, fue escogido para honrar a su entrenador Bob Bowman y a su abuela, Roberta.

Boomer es un nombre de origen alemán y significa “gatekeeper” o arquero.

Ocupa el lugar 3,421 en la lista de popularidad de nombres en el sitio Nameberry, pero se estima que su popularidad aumentará en los próximos años, tras su exitoso paso por los Juegos Olímpicos.

El hijo de la leyenda en natación saltó al estrellato cuando capturó la atención de los “fans” de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 simplemente por su ternura y su presencia cada vez que su papá iba a competir.

Este pequeño, que nació 3 semanas antes de lo esperado, fue la inspiración para que Phelps, que había anunciado su retiro de la natación profesional, regresara a entrenarse y prepararse para los pasados Juegos Olímpicos del 2016.

[ad_2]

Fuente: La Critica