Riley exige justicia y respeto

[ad_1]

En pie de guerra y sin temor a defender sus ideales está la exjudoca y presidenta de la Federación Unida de Judo de Panamá (Feujupa), Estela Riley, a quien se le ha impedido ejercer su cargo de secretaria general del Comité Olímpico de Panamá (COP).

Riley señaló a 10 deportivo que desde hace meses está luchando por el lugar que por derecho debe ocupar en el COP, pero este se le ha negado por parte de algunos miembros de la junta directiva de la entidad, incluyendo al presidente, Camilo Amado.

“Desde el día uno yo fui y pedí algunos informes y me fue muy difícil conseguirlos. Yo estoy exigiendo al presidente que se me permita ejercer el cargo”, declaró la exjudoca.

Pero la gota que derramó el vaso, en toda esta historia, fue lo vivido el pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en una reunión de la junta directiva, en la que según ella, fue atacada delante de todos los presentes por el subtesorero Allan Baitel, Marcos Ostrander y Amado por exigir su derecho.

“El señor Baitel me acusó de robar información de una computadora, me acusó de intimidar y atemorizar a los colaboradores del COP”, manifestó la dirigente.

Según Riley, Baitel utilizó términos muy fuertes para referirse a ella durante su más de media hora de intervención.

“Me dijo: ‘Usted piensa que me va a mandar, a tener jugosos salarios, usted se sigue masturbando por ser secretaria general'”, dijo Riley, quien luego de escuchar todo este repertorio salió del lugar.

La regente del judo nacional comentó que el único que la defendió fue el presidente de la Federación Panameña de Atletismo (Fepat), Elmer Ortiz, siendo este un día en el que la mujer debía ser exaltada, en el que se lucha por el valor de las damas en la sociedad.

El regente de la Fepat no está muy lejos de la realidad, Riley es la única mujer en la directiva del COP.

“Jamás en mi vida me ha había sentido tan atropellada, fue un momento muy malo, al día siguiente no fui a trabajar, no tenía control emocional de mí”, dijo.

Por otra parte, la exatleta dejó claro que no renunciará y que defenderá su posición, por lo que interpondrá una denuncia durante los próximos días.

“Yo no voy a renunciar, lo dejaré a la potestad de ellos, no soy cobarde, soy una mujer de trabajo, de compromiso, y cuando yo sé que estoy en el camino correcto no me voy, yo tengo que luchar y yo me gané mi puesto”.

En tanto, Camilo Amado negó que su persona y el COP impidieran a Riley ejercer las funciones de su puesto.

“La verdad es un tema muy incómodo para nosotros y solo una está diciendo lo que está diciendo y lo rechazamos totalmente”, señaló.

Añadió: “Ella tiene más de un mes que no va a la oficina, ella tiene las llaves de su oficina, su computadora, tiene acceso a los sistemas del Comité Olímpico Internacional”.

Sobre las acusaciones del posible maltrato verbal de Alan Baitel sobre Riley, no quiso opinar.

[ad_2]

Fuente: Panamá América