Rechaza acusaciones

[ad_1]

El cardenal George Pell, uno de los principales asesores del papa Francisco, anunció que abandonará temporalmente su cargo como responsable de las finanzas del Vaticano, después de que la policía australiana lo acusó de múltiples cargos de supuestos abusos sexuales “históricos”.

Pell compareció ante la prensa para negar las acusaciones, denunciando lo que calificó de “difamación incesante” en los medios y dijo que regresará a Australia para confrontar los cargos.

“Repito que soy inocente de estos cargos. Son falsos. La sola idea del abuso sexual es abominable para mí”, dijo Pell.

El Vaticano dijo que la licencia entra en vigor inmediatamente y que mientras dure, Pell no participará de evento litúrgico público alguno. El prelado dijo que su intención es regresar eventualmente a Roma para reanudar su tarea en el Ministerio de Economía vaticano.

Pell, de 76 años, es el funcionario vaticano de mayor jerarquía que se haya visto implicado en el prolongado escándalo de abusos sexuales dentro de la Iglesia, y el giro de los acontecimientos supone un nuevo y gran obstáculo a los esfuerzos de Francisco para reformar el Vaticano.

El subjefe de policía del estado de Victoria, Shane Patton, anunció los cargos el jueves. Dijo que la policía había convocado a Pell a responder en la corte a varios cargos de “delitos históricos de abuso sexual”, es decir, delitos cometidos hace bastante tiempo. Patton dijo que hay muchos denunciantes, pero no suministró detalles sobre las denuncias.

Pell fue citado para comparecer en la corte de Melbourne el 18 de julio.

La Santa Sede se enteró con “pesar” de los cargos y concedió la excedencia a Pell para que se defienda, señaló el portavoz del Vaticano, Greg Burke. Las tareas “habituales” de la oficina de Pell continuarán en su ausencia, añadió.

[ad_2]

Fuente: La Critica