Procuradora cree que aumentarán implicados en sobornos

[ad_1]

La fiscal general de Panamá, Kenia Porcell, manifestó este martes que aumentará el número de procesados en el país por el cobro de más de 59 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Hasta el momento la fiscalía panameña ha procesado a 17 personas por el presunto cobro de sobornos para favorecer adjudicaciones de contratos en favor de la brasileña. 

“Las investigaciones avanzan y la relación cordial y respetuosa de colaboración con Brasil nos permite a nosotros llegar a considerar que ese número va a ampliarse”, dijo Porcell.

Sin embargo, “las pruebas son las que van a determinar en que momento y circunstancias se formularán los cargos”, añadió en un encuentro con corresponsales extranjeros.

De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Odebrecht pagó en Panamá más de 59 millones de dólares en sobornos entre 2010 y 2014.

Porcell piensa, sin embargo, que esa cifra solo es “una base” que podría ser aún mayor, aunque hay que esperar las auditorías que realiza la Contraloría para conocer la cantidad exacta de los sobornos. 

El expresidente Martinelli, quien vive en Miami, es reclamado por la justicia panameña, que lo acusa de espiar a opositores y lo investiga por varios casos de corrupción.

Tanto Martinelli como sus defensores manifiestan que todo se trata de una persecución política del actual presidente Juan Carlos Varela, antiguo aliado suyo hasta que el exgobernante lo cesó como canciller en 2011.

“Las investigaciones de Odebrecht están avanzando bien y a paso firme”, dijo Porcell.

En cuanto a los “Papeles de Panamá”, la Procuradora dijo que colaborará con países europeos en la investigación de delitos de fraude fiscal.

“Nosotros estamos en disposición de brindar (a Europa) todo el apoyo y la colaboración en el tema de la evasión fiscal”, dijo la jefe de la Fiscalía panameña, dijo

Sin embargo, la funcionaria explicó que mientras en Europa la evasión fiscal “es un delito muy grave”, en Panamá no está tipificado como delito, por lo que habrá que buscar otras infracciones anexas que sí estén en el codigo penal panameño para poder brindar información.

“Una evasión fiscal conlleva necesariamente la presunta comisión o ejecución de otros actos que muy probablemente (encajan) perfectamente con la tipología que tiene Panamá” como falsedad o estafa, aseguró Porcell.

Porcell manifestó que durante una reunión a principios de mes con miembros de Eurojust -la unidad de cooperación judicial de la Unión Europea-, informó a fiscales de una veintena de países europeos, entre ellos Francia, España, Italia, Alemania y Reino Unido, la disposición de Panamá a colaborar con sus pesquisas.

Los “Panama Papers” son una filtración de documentos que reveló cómo numerosas sociedades off-shore, creadas por el bufete panameño de abogados Mossack Fonseca para personas de todo el mundo, habrían sido utilizadas para evadir impuestos o esconder dinero ilícito.

Hasta el momento, no hay detenidos ni procesados en Panamá por este caso.

“Tenemos que unirnos para poder atacar la criminalidad organizada transnacional y encontrar un punto común para la colaboración y eso se logró”, afirmó Porcell.

En el aniversario del escándalo el pasado 3 de abril, una de las abogadas de Mossack Fonseca, Marlene Guerra, dijo que todo se había hecho de acuerdo a la ley. “No existe el delito, porque no se blanqueó dinero, se constituyeron sociedades dentro del marco de la ley y se guardó la debida diligencia”, afirmó.

[ad_2]

Fuente: La Critica