Por los pasillos de nuestra historia republicana

[ad_1]

 

O.González I Por ahora se tienen tres garzas, que se acercan a las fuentes para comer filete de pescado. A un costado sus habitaciones.

De imponente color blanco enmarcado por los símbolos patrios y con vista a la bahía de Panamá se encuentra el edificio en el que labora el presidente de la República de Panamá.

Su apariencia actual data de 1922, cuando el entonces mandatario Belisario Porras, contrata los servicios del arquitecto peruano Leonardo Villanueva Meyer, para remodelar.

Entre español y árabe
En el vestíbulo se cambió todo el piso de madera rústica por mármol, mandaron a traer conchas de nácar del Archipiélago de Las Perlas para revestir la fuente central y las columnas que adornan el patio de la parte inferior.
En ese momento se anexa el segundo alto como residencia privada del mandatario, aunque en los últimos cinco periodos la familia presidencial no se aloja en este edificio.

El último en vivir aquí fue Guillermo Endara Galimani y su esposa Ana Mae; de igual forma, las habitaciones se habilitan para cuando el mandatario quiera quedarse, que por lo general sucede en la madrugada del 3 de Noviembre, por las tradicionales dianas.

ML 20170127 19 02ph01

El edificio de la presidencia fue construido 1673 como casa del gobernador Luis Lozada de Quiñones y fue expropiado por malos manejos. En el siglo XIX se utilizó como depósito de mercancía de la aduana, agencia de correos, escuela para maestros, cuartel, oficinas de administración de Hacienda de la Audiencia, Banco Nacional. El 18 de enero de 1958, según ley No. 15, se convierte en sede del Ministerio de la Presidencia.

ML 20170127 19 04ph01

El punto neurálgico y protocolar se decora con estilo francés, oro y once murales del pintor Roberto Lewis

ML I En la parte superior derecha se encuentra el salón Amarillo que se usa para actos como: la entrega de credenciales a los diplomáticos, condecoraciones, toma de posición de nuevos ministros de Estado o cuando el mandatario sanciona leyes.
Al fondo se ubica un espacio decorado con laminillas de oro, jarrones de Sévres franceses y la silla del Presidente con el escudo en la parte superior desde 1963. Los medallones con el rostro de los gobernadores desde 1855 y la junta provisional de gobierno.
En la parte superior, hechos históricos como el descubrimiento del Mar del Sur por Roberto Lewis, en 1936.

ML 20170127 19 05ph02

En uno de los murales se observan dos jóvenes cosechando tamarino y en la posterior preparan refrescos con ella. Los desnudos representan la virginidad de la isla.

ML 20170127 19 05ph03

ML I Lewis, agradecido con el presidente Juan Demóstenes Arosemena, le solicitó el permiso para pintar a sus nietas en el mural, En La Playa de la Restinga.

ML 20170127 19 03ph01

El punto de encuentro que entrelaza la armonía artística entre el nuevo mundo y el viejo continente

Ml I El patio andaluz de la parte superior tiene una fuente traída de Andalucía, España; por el arquitecto Villanueva Meller, durante la remodelación de palacio. La decoración del espacio al aire libre está trabajada en yeso, modillones, fuente de azulejos españoles enmarcadas en ocho columnas y muebles de madera rústica.
En el piso encontramos un mosaico a desnivel que incorpora símbolos precolombinos trabajados por el artista panameño Dulcidio. A un costado observamos el elevador utilizado en 1934, durante la visita del presidente de Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt, quien por enfermedad de Polio no caminaba.

Yalena Ortíz
yortiz@metrolibre.com
Twitter @yortiz08755482
Instagram @y.ortiz

[ad_2]

Fuente: Metro Libre