Políticas del Gobierno suben el costo de la vida en el país

[ad_1]

Como un exabrupto es catalogada la reciente alza del costo del registro único vehicular, iniciativa gubernamental que se suma al incremento constante del precio de productos y servicios, para enardecer así a la población.

De 20 hasta más de $100 aumentó el precio del registro único vehicular, lo que representa un alza de más de 400%, pero no es el único incremento que debe enfrentar el panameño, bajo la administración del presidente Juan Carlos Varela, ya que el costo de los alimentos, el transporte, los servicios de salud, la vivienda, entre otros, suben continuamente.

Tanto es así que los consumidores salieron a las calles a protestar por el último alza (costo de registro único) que afecta no solo a la clase media, sino también a los empresarios.

Expertos coinciden en que la medida es inconsulta y no cumple con lo establecido en la norma de transparencia, en cuanto a la divulgación del objetivo.

Y es que el índice de precios al consumidor (IPC) evidencia el aumento en el costo de la vida para los panameños, a pesar de que, según los expertos, es solo una pequeña muestra porque las alzas registradas por las entidades gubernamentales distan de la realidad.

Durante el último año, según la Contraloría General de la República, el costo de la carne de res aumentó 2.1% y los embutidos 2.7%.

De igual manera, las frutas no escapan de esta realida, con un alza en su valor de 8.3%, las legumbres también registran una subida de 3% y los frijoles un aumento de 11.5%.

En el caso de las frutas, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) refleja el aumento de manera más clara, tomando en cuenta que en octubre de 2015, un kilogramo de guineo, uno de naranja, otro de piña y una manzana costaban un total de $18.44 y ya para octubre, el valor ascendía a $20.56.

Los productores se quejan de la falta de apoyo y la permisividad del Gobierno frente a las importaciones desmedidas, aspectos que encarecen los alimentos.

Pero no solo en la comida se reflejan aumentos, sino también en otros servicios y bienes tal es el caso de las viviendas, cuyo costo aumentó 5.9% en el último año debido a medidas como el aumento del impuesto por extracción de minerales no metálicos (como la arena y la piedra).

De acuerdo con la Contraloría, una casa que hace un año costaba $80,000 hoy está costando $84,800.

Los miembros del sector construcción desde que se propuso la iniciativa señalaron que esta incrementaría el costo de algunos materiales de construcción y consecuentemente impactaría el precio final de la vivienda, pero la ley estableció que el alza no se traspasaría a los clientes, lo que según los expertos no se ha cumplido.

El año pasado, el Municipio de Panamá también anunció el alza en el cobro de los permisos de construcción, lo que también encendió las alertas del sector, ya que cualquier aumento repercutirá en el costo final de la vivienda.

En el plano de la salud, los medicamentos aumentaron su costo en 2.5% mientras que las consultas médicas, un 4.6% impulsadas por la gran demanda de consultas privadas, ante el colapso en el servicio de salud pública.

Mientras, los exámenes médicos registraron un aumento en su costo de 4.5%, los seguros 4.8%; aquellos relacionados con salud, 6.3%, relacionados con transporte, 4.9% y de auto 4.9%.

Otra alza que afecta a los panameños es la del combustible para los automóviles, que durante el último año ascendió 12.1%, aunque a nivel internacional se manejaron precios rondando los $50 dólares el barril.

El economista Juan Jované señaló que la ciudadanía ha sido muy golpeada por la desaceleración, los intentos de gastos superfluos como el del parque Omar y la percepción de corrupción que hacen más grave las alzas de impuestos, ya que las personas sospechan que esos impuestos están en malas manos y el salto de 20 a 100 dólares que se pretende en el costo del registro es muy alto.

“La política del actual Gobierno ha golpeado a la clase media, ya que han aumentado los precios de la alimentación, educación privada, servicios médicos, y este aumento en el registro único vehicular es un impuesto que ataca a los sectores medios emergentes, sobre todo, con un gobierno del cual la gente no siente transparencia y se cuestiona por qué aumentan los impuestos”, dijo.

Pedro Acosta, de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (Uncurepa), señaló que como fue una medida inconsulta (costo del registro vehicular), esperan que el Gobierno rectifique y haga consultas públicas o elimine la medida.

Contrario a las iniciativas que el Gobierno ejecuta hoy, una de las promesas de Varela durante su campaña política fue justamente que no aumentaría los impuestos durante su administración.

[ad_2]

Fuente: Panamá América