¿Podrías causar sordera por escuchar música con audífonos?

[ad_1]


No son pocas las investigaciones anteriores que han demostrado los problemas auditivos causados por los ruidos, principalmente sordera temporal, clínicamente conocida como tinnitus o acúfenos (una especie de zumbido constante en los oídos que no proceden de ninguna fuente externa). 
 
Sin embargo, esta es la primera vez que un estudio científico ha sido capaz de identificar en las células nerviosas o neuronas este tipo de daños.
 
La pérdida auditiva es reversible
Para una de las investigadoras principales, la profesora de la Universidad de Leicester Martine Hamann, estos resultados “permiten conocer y entender la interacción entre la exposición a los ruidos y la pérdida de audición. 
 
Por otra parte, se han identificado los mecanismos celulares que subyacen a esta problemática, lo que podría ayudar a encontrar un tratamiento adecuado para revertir la pérdida auditiva, además de ser fundamental para concienciar sobre la necesidad de prevenir estos problemas”.La exposición prolongada al ruido deteriora las membranas neuronales.
 
Consejos para minimizar los daños
Durante los últimos años los problemas de audición se han incrementado considerablemente, sobre todo entre los jóvenes, por motivos que podrían estar relacionados con el uso de auriculares. 
 
Estos daños se producen cada vez a edades más tempranas y en todo el mundo se calcula que hay cerca de cien millones de personas que presentan síntomas de sordera. La regeneración natural de la audición dura unos tres meses
 
Para evitar los daños en el oído se recomienda no escuchar música por encima de los 80 o 85 decibelios y evitar el uso de auriculares en la medida de lo posible. 
 
Además, es aconsejable no exponerse prolongadamente al ruido, tomando ciertos descansos cada dos o tres horas, buscando un sitio silencioso, para que la membrana del tímpano se relaje y no sufra tanto. Si no es posible hacer alguna de estas pausas, la solución pasa por el uso de tapones. 

[ad_2]

Fuente: Panamá América