Pinto y el premio al trabajo

[ad_1]

Antes de iniciar la Copa Uncaf, escribía que Panamá tenía para terminar en los dos primeros lugares. Estadísticamente se dio, pero futbolísticamente, no.

No hay que hacer leña del árbol caído, pero la falta de definición fue nuestro peor enemigo.

Costa Rica quedó cuarto en la Uncaf y fue la decepción. El Salvador, con una camada joven, dio pincelazos de la mano de Eduardo Lara.

El título de Honduras no es sorpresa, se debe al trabajo de Jorge Luis Pinto, que con una base de jugadores jóvenes, dio campanazos de lo que podría ser la hexagonal de la Concacaf.

Antes de empezar el torneo, hablé con algunos colegas de diarios hondureños, me decían que Pinto no había parado sus entrenamientos, de trabajar.

Que Pinto, el 6 de diciembre pasado, había iniciado sus entrenamientos con la base del equipo que estaría en Uncaf.

Panamá arrancó el 26 de diciembre sus prácticas y su técnico apareció a los entrenamientos el 4 de enero. Costa Rica comenzó el 3 de enero y Lara, recién nombrado en la Selecta, empezó según medios salvadoreños, a mediados de diciembre.

Estimado lector, allí está el premio de Pinto y Honduras, en el trabajo anticipado, preparación, por eso se llevan el título. No con “show” luego de terminar un juego

Si bien es cierto que “El Bolillo” no puede entrar a la cancha a patear el balón para anotar goles, también es cierto que el míster tampoco estuvo en el inicio de los entrenamientos para mejorar la ofensiva panameña.

Nos toca sacar otras conclusiones futbolísticas, de hexagonal, de esa hablaremos mañana.

[ad_2]

Fuente: La Critica