Panamá suspende compra de dos buques por $30 millones a Colombia

[ad_1]

El ministro de Comercio, Augusto Arosemena, anunció que el Gobierno de Panamá suspendió una millonaria compra a la Marina de Colombia de dos buques para patrullar las costas del país.

Arosemena dio a conocer la información durante un desayuno con periodistas realizado esta mañana en ciudad de Panamá.

En octubre, los Gobiernos de Panamá y Colombia anunciaron un acuerdo en donde informaban la adquisición de ambos buques construidos por la empresa Cotecmar.

“Estos servirán para fortalecer el blindaje en materia de seguridad en los oceános Pacífico y Atlántico, así como también en materia de servicios humanitarios”, señaló un comunicado conjunto.

La suspención obedece a las actuales diferencias comerciales entre Panamá y Colombia que se dirimen en la Organización Mundial del Comercio. 

Panamá y Colombia inician un nuevo año con una disputa comercial que acarrean desde junio de 2013. Distintas acciones de las autoridades colombianas han dilatado la resolución del caso, y ahora las panameñas preparan argumentos que podrían alargar aún más la controversia.

El 2 de noviembre de 2016, las autoridades colombianas expidieron dos decretos con los que reconfiguró el arancel mixto a la importación de calzados y textiles, cuyo alcance arancelario inició la disputa. Con uno de ellos cumplía con los dos fallos favorables de la Organización Mundial de Comercio (OMC) a Panamá -el demandante-. El otro generó una nueva diferencia.

El próximo 22 de enero vence el plazo que dio a Colombia el árbitro designado por el organismo para resolver el caso, Giorgio Sacerdoti, para que cumpliera con el veredicto y desmantele o adecúe el arancel mixto a los topes permitidos en los acuerdos internacionales.

Es decir, que antes del 22 de enero Colombia debe notificar a la OMC que ya corrigió el tope arancelario -como efectivamente lo hizo en uno de los decretos-. Cuando esto suceda, Panamá manifestará su disconformidad con las “barreras no arancelarias” enmarcadas en rígidos controles aduaneros contemplados en el segundo decreto.

Si no logran acordar cambios en los controles aduaneros, Panamá podrá solicitar a la OMC algún tipo de medida de retorsión o compensación arancelaria (que se impondría únicamente en el mismo sector de la disputa).

La disputa comercial se inició cuando Panamá demandó a Colombia ante la OMC por la imposición de un arancel mixto que, hasta el 1 de noviembre pasado, establecía que las importaciones de confecciones menores o iguales a $10 por kilo pagaban el ad valorem de 10%, más el específico de $5 por kilo de confección. Lo que se importara por más de $10 por kilo, pagaba 10% más $3 por kilo.

En el caso del calzado, el umbral era de $7. Las importaciones menores o iguales a $7 por par, pagaban el 10% más $5 por par. Para las compras por encima de los $7 por par, se pagaba 10% más $1.75 por par.

Esta medida, que Colombia decretó en marzo de 2013 contra países con los que no tiene un acuerdo comercial vigente, impactó en el comercio de la Zona Libre de Colón (ZLC): se estima que el recinto dejó de percibir unos $450 millones en reexportaciones de estos rubros entre 2013 y 2015.

[ad_2]

Fuente: La Prensa