Panamá entrega la tan codiciada Copa Uncaf 2017

[ad_1]

Panamá, con su juego de tres cuarto de cancha, no pudo hacer más que entregar la Copa de Naciones Centroamericana, al caer 0-1 ante Honduras en su propia casa.

Triste ver que solo al minuto 89 llegó el primer remate peligroso panameño ante el arco catracho, mientras que en el resto del juego predominó el toque, pero sin definición.

El elenco de Hernán “El Bolillo” Gómez no tiene efectividad: en tres partidos solo ha logrado marcar dos goles y lo demás ha sido decepción porque no tiene remate ante los rivales, aunque supuestamente estos han sido inferiores.

Simplemente no hay excusas en el planteamiento porque sencillamente la delantera nuestra no encuentra el camino al gol y ya es demasiado tarde para lograr el objetivo, que era ganar la Copa Uncaf en casa, ya será para la próxima. Nosotros somos expertos haciendo torneos para otros.

Panamá salió con determinación a la cancha y bien parado en la media cancha logró montar su estrategia de presión.

Sobre los 30 minutos, los catrachos fueron ganando terreno y lograron su primer tiro de esquina. Hasta ahí les funcionó la estrategia a los de Pinto y llegó un penal dudoso que no desperdiciaron para ponerse arriba en el marcador.

En la primera parte, Panamá fue una copia del partido ante Belice, en el que igualamos sin goles. Atacaron por las bandas, pero no hubo centros para el “Toro” Blackburn, que fue un espectador más en el engramado.

Tony Taylor fue quien más destelló junto a “Netrito” Quintero, que a los 43′ fue quien estuvo más cerca del empate con un remate arriba del arco al entrar por derecha.

A los pupilos de “El Bolillo” les tocará el viernes medirse a los salvadoreños, que son batalladores y peligrosos en la cancha.

Mientras, anoche, en el partido previo al de Panamá, se dio un hecho histórico, y es que después de 76 años, la selección de Nicaragua le sacó un punto a Costa Rica, al empatar (0-0).

El resultado es escandaloso para los ticos, pero los pinoleros han sido uno de los equipos más regulares y también trabajan para abrirse campo a nivel internacional. Esto ratifica que el partido no se gana con la historia o las estadísticas a favor, sino metiendo goles.

[ad_2]

Fuente: Panamá América