Panamá bailó lento

[ad_1]

Las largas filas para entrar al Centro de Convenciones Amador eran impresionantes. Al ingresar al recinto un calor insoportable azotaba a los presentes, pero lo que venía después les haría olvidar estas penurias: “tener un encuentro cercano con CNCO”.

“Será tan fácil” fue el detonante para que cientos de niños y jóvenes (en su mayoría junto a sus padres) enloquecieran de emoción, la noche del jueves. La fanaticada estaba a la expectativa de ver al grupo.

A eso de las 10:25 p.m. aparecieron en escena Richard Camacho, Joel Pimentel, Erick Brian Colón, Zabdiel De Jesús y Christopher Vélez, quienes pusieron a bailar y gritar a todos sus seguidores.

Inmensas pancartas con los nombres e imágenes de los artistas se veían desde atrás hacia adelante. Los que estaban cercanos al escenario alzaban sus manos con el fin de tocar a cada uno de los miembros de la banda. Les tiraron obsequios, como cintas de colores, pañoletas y peluches.

Los cinco jóvenes famosos brillaron no solo por sus grandes voces, sino también por su capacidad de tocar instrumentos y entretener a la audiencia con enérgicas coreografías que se tornaban muy, pero muy sensuales.

Un momento que gustó muchísimo fue cuando uno a uno fue saliendo a interpretar temas de diversos artistas como: “Disparo al corazón”, de Ricky Martin, y “Despacito”, de Luis Fonsi feat Daddy Yankee.

Una hora previa a la salida de este fénomeno musical, el istmeño Joey Montana se adueñó de la tarima. Cantó varios de sus éxitos, desde sus inicios hasta la actualidad, es más, cantó “Enfermo de amor”, de Nando Boom y Eddy Lover le acompañó.

Para aquellos que disfrutaron de esta velada, la cual estuvo cargada de reguetón, balada y pop, fue una verdadera noche mágica. La “CNCOmanía” sí se vivió en nuestro país.

[ad_2]

Fuente: Panamá América