Países del continente condenan situación en Venezuela

[ad_1]

Países de Sur América y Estados Unidos han expresado su preocupación por la situación en Venezuela, a la vez que algunos condenaron a decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela de asumir las competencias de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento).

María Ángela Holguín, canciller colombiana, señaló a periodistas que su país expresa “su profunda preocupación por la decisión del Tribunal Supremo” y destacó “la importancia del respeto por la separación de poderes”.
Anoche, el TSJ de Venezuela publicó una sentencia mediante la cual asumió las competencias de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, mientras se mantenga lo que considera el “desacato” de este.
La jefa de la diplomacia colombiana aseguró que “es importante, urgente que en una tregua los venezolanos se sienten a resolver este problema que está llevando al país a una crisis muy grande” en lo social, en lo político y en lo económico.
Holguín, que se reunió en Bogotá con su colega mexicano, Luis Videgaray, abogó porque en Venezuela haya “unos poderes públicos fuertes independientes” para fortalecer la democracia y añadió que el Gobierno colombiano expedirá más tarde un comunicado al respecto.
Colombia ha reiterado que es partidaria de un diálogo entre los venezolanos para que superen sus problemas internos y el martes consideró que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se excedió al proponer la activación de la Carta Democrática.
Los dos países comparten una porosa frontera de 2.219 kilómetros en la que lugareños colombianos denuncian frecuentemente la violación del territorio por parte de Venezuela.

Entanto el Gobierno brasileño consideró hoy la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela de asumir las competencias de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) como una ruptura constitucional y convocó a todas las partes a la ponderación y el diálogo.
“El Gobierno brasileño repudia la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Venezuela que retiró de la Asamblea Nacional sus prerrogativas, en una clara ruptura del orden constitucional”, se asegura un comunicado divulgado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil.
La Cancillería brasileña también manifestó su preocupación por la sentencia del mismo tribunal que suspende “arbitrariamente” la inmunidad de los parlamentarios venezolanos.
“El pleno respeto al principio de la independencia de los poderes es esencial para la democracia. Las decisiones del TSJ violan ese principio y alimentan la radicalización política del país”, se afirma el comunicado.
El Gobierno brasileño aprovechó la nota para convocar a todos los “actores relevantes” en el país vecino a la “ponderación” y dijo que mantendrá su política de examinar la “preocupante situación en Venezuela” conjuntamente con todos los países de la región “interesados”.
“Reiteramos que el diálogo efectivo y la buena fe constituye la solución más adecuada para la restauración de la normalidad institucional de Venezuela”, asegura la nota del Gobierno brasileño.
La Cancillería agregó que “la responsabilidad primaria de invertir el rumbo de la crisis le corresponde hoy al propio Gobierno venezolano”.
La reacción brasileña se produjo tras la publicación en la noche del miércoles de la sentencia mediante la cual la TSJ asumió las competencias de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, mientras se mantenga lo que considera el “desacato” de este.

Por su parte la presidenta del Congreso de Perú, Luz Salgado, condenó hoy que el Tribunal de Justicia de Venezuela asumiera las competencias de la Asamblea Nacional venezolana y pidió al Gobierno del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, no detener a los parlamentarios opositores.

Salgado, del opositor partido Fuerza Popular, aseguró que el Congreso peruano promoverá una moción de orden del día para solidarizarse con el Parlamento venezolano.
Asimismo, confió en que “el Poder Ejecutivo también está realizando las acciones correspondientes como activar la Carta Interamericana de la OEA (Organización de Estados Americanos), que significaría que se reúnan los cancilleres de todos los países que firmaron ese acta”.
La titular del Parlamento lamentó que, sistemáticamente, el Gobierno de Maduro venga agrediendo a la Asamblea Nacional (Parlamento) venezolana.
Además, Salgado pidió al Gobierno venezolano que no ejecute la orden de captura contra los parlamentarios venezolanos, a quienes “arbitrariamente se les privó de su inmunidad”.
El Gobierno de Perú anunció hoy el retiro definitivo de su embajador en Venezuela, Mario López Chávarry, tras la decisión del Tribunal Supremo venezolano de asumir las competencias del Legislativo de ese país.
“Frente a la gravedad de estos hechos, el Gobierno de Perú ha decidido retirar de manera definitiva a su embajador en la República Bolivariana de Venezuela”, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores peruano en un comunicado.
Consultada por Efe una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores explicó que la retirada definitiva del embajador de Perú en Venezuela “no implica” la ruptura de relaciones diplomáticas bilaterales porque la embajada peruana en Caracas “sigue abierta”, a cargo del encargado de negocios, Carlos Rossi.
La nota oficial agregó, por su parte, que la decisión del Tribunal Supremo venezolano es una “arbitraria medida que violenta el Estado de Derecho y constituye una ruptura del orden constitucional y democrático en la República Bolivariana de Venezuela”.
El Ministerio de Exteriores anunció que “ha iniciado consultas con países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que, en el marco de la Carta Democrática Interamericana, se adopten con la mayor urgencia las medidas que correspondan ante la evidente ruptura del orden constitucional y democrático en Venezuela”.
El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela decidió el miércoles que asumirá las competencias del Parlamento debido a la persistencia del “desacato”, un estatus que el Poder Judicial impuso a la Cámara por el incumplimiento de varias sentencias.
Ante esto, la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición, acusó hoy al presidente Nicolás Maduro de haber dado un “golpe de Estado”.

Paralelamente el exmandatario chileno y actual candidato presidencial Sebastián Piñera catalogó como un “golpe de Estado” la decisión del Tribunal Supremo de Venezuela de sustituir en sus funciones al Parlamento.

A través de su cuenta en Twitter, Piñera calificó lo sucedido como “un paso inaceptable hacia una dictadura”.
Asimismo hizo un llamado a “Chile y todos los países demócratas a defender la libertad y democracia en Venezuela, invocando la Cláusula Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA)”.
Esto, después de que este miércoles el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuelapublicara una sentencia en la que decidía asumir las competencias de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de mayoría opositora, mientras se mantenga lo que considera el “desacato” de este.
Por su parte, el senador independiente Alejandro Guillier, que eventualmente podría convertirse en el candidato de la oficialista Nueva Mayoría, condenó la situación e instó a Chile a invocar la Carta Democrática de la OEA.
“Condenamos la disolución del Congreso Venezolano, Símbolo Democrático. Chile debe invocar La Carta Democrática de la OEA”, aseveró Guillier a través de su cuenta de Twitter.
La Carta, el instrumento jurídico de la Organización de Estados Americanos (OEA) para proteger la democracia en la región, contempla un proceso gradual que va desde las gestiones diplomáticas hasta, como último recurso, la suspensión de un Estado.

Mientras que el canciller mexicano, Luis Videgaray, aseguró hoy en Bogotá que su Gobierno está preocupado por lo que considera un “deterioro del orden democrático” en Venezuela luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumiera las competencias del Parlamento.

“A México le preocupa de manera grave el deterioro del orden democrático en un país hermano como Venezuela”, dijo Videgaray en una rueda de prensa tras reunirse con su homóloga colombiana, María Ángela Holguín.
Este miércoles, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela publicó una sentencia en la que decidió asumir las competencias de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) mientras se mantenga lo que considera el “desacato” de este.
El TSJ ha dicho que la situación de “desacato” de la AN se da por el incumplimiento de varias sentencias.
Este “desacato” comenzó el año pasado, luego de que la junta directiva del Parlamento decidiera incorporar a tres diputados cuya investidura había suspendido cautelarmente por el máximo tribunal.
En este sentido, Videgaray agregó que México cree en “los valores de la democracia representativa y de la división de poderes”.
Asimismo, consideró que la decisión del tribunal venezolano “no hace sino agravar lo que ya era una situación extraordinariamente delicada”.
Por ello, subrayó que México “reitera su llamado a que sean los venezolanos en ejercicio pleno de su soberanía, con respecto a su propia Constitución” los que resuelvan los problemas “de una forma que permita restablecer los valores democráticos”, especialmente la “separación de poderes y la democracia representativa”.
Ambos “son derechos fundamentales reconocidos en la Carta Democrática” de la Organización de Estados Americanos (OEA), agregó.
La Carta, el instrumento jurídico de la Organización de Estados Americanos (OEA) para proteger la democracia en la región, contempla un proceso gradual que va desde las gestiones diplomáticas hasta, como último recurso, la suspensión de un Estado.
“Reiteramos al pueblo y al Gobierno de Venezuela la voluntad de México, la absoluta disposición para actuar como nación amiga y hermana de manera constructiva” siempre con una actitud de escrupuloso respeto por las instituciones y soberanía de Venezuela, concluyó Videgaray.

De igual forma el Gobierno de EE.UU. “condenó” hoy la decisión de Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuelade “usurpar los poderes de la Asamblea Nacional elegida democráticamente”, afirmó el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

“Esta ruptura de las normas democráticas y constitucionales daña en gran medida las instituciones democráticas de Venezuela y niega al pueblo venezolano el derecho de moldear el futuro de su país a través de sus representantes electos. Lo consideramos un grave revés para la democracia en Venezuela”, dijo el portavoz en un comunicado.
Toner subrayó que “las democracias del Hemisferio Occidental, reunidas esta semana en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), pidieron a Venezuela que respete sus instituciones democráticas mientras busca una solución negociada a sus crisis políticas, económicas y humanitarias”.
“Pedimos al Gobierno de Venezuela que permita a la Asamblea Nacional democráticamente elegida desempeñar sus funciones constitucionales, celebrar elecciones lo antes posible e inmediatamente liberar a todos los presos políticos”, reiteró el portavoz.
Además, Estados Unidos consideró que, “en lugar de socavar las instituciones democráticas de Venezuela, el Gobierno venezolano debe cumplir con los compromisos que asumió durante el diálogo de 2016, sus obligaciones con su propio pueblo y sus compromisos bajo la Carta Democrática Interamericana”.
El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela decidió el miércoles que asumirá las competencias del Parlamento debido a la persistencia del “desacato”, un estatus que el Poder Judicial impuso a la Cámara por el incumplimiento de varias sentencias.
Hoy mismo, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, tachó de “autogolpe de Estado” la maniobra de la alta corte, y reiteró la necesidad de convocar de manera “urgente” un Consejo Permanente en el marco del artículo 20 de la Carta Democrática.
Almagro solicitó en un informe el 14 de marzo pasado la suspensión de Venezuela del ente si no convocaba elecciones generales en los 30 días siguientes, petición ante la que 14 países americanos, entre ellos los más grandes del continente, decidieron exigir al Gobierno de Nicolás Maduro un calendario electoral y la liberación de los “presos políticos” en una declaración conjunta.
Sin embargo, dicho paso ha sido insuficiente para activar el proceso de suspensión del país caribeño solicitado por el secretario general.
Esta misma semana, 20 países de los 35 Estados miembros (Cuba pertenece a la OEA pero no participa desde 1962), en una declaración conjunta se comprometen a concretar una hoja de ruta “en el menor plazo posible” para “apoyar el funcionamiento a la democracia y el respeto al Estado de Derecho” en Venezuela.

[ad_2]

Fuente: La Critica