Ocde, preocupada por endeudamiento en hogares y empresas no financieras

[ad_1]

La economía mundial confirma su recuperación, con mejoras del PIB del 3.5% en 2017 y el 3.7% el 2018, aunque no de manera “sólida ni integradora” en un contexto empañado por el elevado endeudamiento de los hogares y las empresas no financieras, alertó la Ocde.

En el informe semestral de Perspectivas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), su economista jefe, Catherine Mann, reconoció que hay “señales positivas” como el repunte de la inversión empresarial, pero no lo suficientemente firmes para que se prolongue durante 2019, cuando se prevé que la economía desacelere (3.6%).

“Los Gobiernos tienen que poner en marcha cambios políticos más profundos para canalizar la inversión, la productividad y los aumentos salariales para conseguir un tipo de crecimiento más integrador”, opinó Mann.

El organismo con sede en París aboga por implementar reformas económicas que faciliten el comercio internacional y que sirvan para reducir los impuestos en las empresas, entre otras.

Las perspectivas de la Ocde atribuyen la mejora de las perspectivas semestrales a las políticas de estímulos y recuerdan que la progresión del producto interior bruto (PIB) no era tan alta desde 2010, después del comienzo de la crisis global.

El organismo mantiene en sus proyecciones la mejora económica para 2017 en el 3.6% -el mismo porcentaje que en junio pasado- y eleva la perspectiva de 2018, del 3.6% al 3.7%.

A pesar de este aumento, la Ocde aclara que aún no se han alcanzado los niveles de renta per cápita registrados antes del estallido de la crisis, en 2008.

Las variaciones más positivas de sus proyecciones respecto a las del verano son de nuevo para la zona euro, con un aumento del 2.4% en 2017 (tres décimas más que en junio) y del 2.1% en 2018 (dos décimas más).

Hay una leve mejora de una décima en las perspectivas para Estados Unidos (2.2% en 2017 y 2.5% en 2018).

Los indicadores del Reino Unido confirman su tendencia a languidecer en 2017 -una décima más, hasta el 1.5%- y un leve repunte de dos décimas en 2018, hasta el 1.2%, gracias al impacto positivo resultante del periodo de transición acordado entre Londres y Bruselas para la salida del Reino Unido de la UE.

Otro de los gigantes de la economía mundial, China, mejora las proyecciones de junio con un aumento del PIB en 2017 del 6.8% -dos décimas más- y del 6.6% en 2018 -también dos décimas mejor- gracias a la pujanza del sector servicios y algunas industrias estratégicas.

Brasil, otro de los grandes países emergentes que no pertenecen a la organización, finalmente ha reiniciado su recuperación económica, después de ocho trimestres seguidos a la baja y crecerá en 2017 el 0.7% -lo mismo que lo esperado en junio- y el 1.9% en 2018, tres décimas más que lo divulgado hace un semestre.

El endeudamiento en el sector privado y en los hogares genera preocupación en la Ocde, especialmente en países como China.

En las economías más avanzadas se teme que el largo periodo de bajos intereses haya estimulado la toma de decisiones demasiado arriesgadas y haya inflado los precios del mercado inmobiliario.

“Los países altamente endeudados pueden ser vulnerables a choques financieros y eso, lastrar el crecimiento económico”, avisó la Ocde.

[ad_2]

Fuente: Panamá América