Nuevos inquilinos en la Casa Blanca

[ad_1]

Donald Trump, de 70 años, el presidente más rico de la historia de Estados Unidos y el número 45, arriba hoy a la Casa Blanca y, como ya es tradición, su familia será el foco de las cámaras que estarán pendientes del ir y venir de los nuevos inquilinos de la residencia presidencial.

Contrario a otros descendientes de la lista de expresidentes de Estados Unidos, los hijos de Donald no tuvieron que esperar llegar a la Casa Blanca para ser conocidos, pues cuentan con una carrera empresarial y televisiva.

La lista de los primogénitos la comienza Donald Jr., nacido en 1977, Nueva York. Cuando era niño tuvo que enfrentar el acoso de los medios que seguía el polémico divorcio de su padre con su madre, Ivana. Casado con Vanessa Trump, con quien tiene cinco hijos, comparte el cargo de vicepresidente ejecutivo de la empresa familiar, The Trump Organization, con sus hermanos Ivanka y Eric.

Ivanka, nacida en 1981, es empresaria, socialité y modelo. Es la más cercana a su padre en materia política y se vaticina que será ella quien realmente jugará el rol de primera dama. Está casada y con tres hijos. A principios de enero, Donald Trump nombró al esposo de Ivanka, Jared Kushner, como su consejero principal. Por lo pronto, Ivanka y Kushner tendrán allí su oficina en un espacio destinado a la primera dama.

Aunque Donald es protestante, su hija Ivanka profesa el judaísmo, algo de lo cual él se siente orgulloso: “No solo tengo nietos judíos, tengo una hija judía y estoy orgulloso por eso”.

Eric, nacido en 1984, es vicepresidente ejecutivo a cargo de Desarrollo y Adquisiciones de la Organización Trump. Participó en El Aprendiz, el reality show que llevaba su padre en la televisión norteamericana. Está casado con la periodista Lara Yunaska.

Tiffany, de 23 años, es la cuarta descendiente y la más desconocida. Modelo y cantante, reside en Los Ángeles junto a su madre. Es la hija de Trump con su segunda mujer, Marla Maples. Aunque no es conocida en la política, en Instagram siguen sus aventuras estilísticas en sus viajes y fiestas.

Barron es el hijo menor de Donald con Melania Trump, nacido en 2006. Al igual que su padre, comparte el gusto por jugar golf. Le gustan los aviones y los helicópteros y disfruta la construcción de enormes proyectos de ciudades y aeropuertos. Por el momento, lo hace con Lego. Le gusta vestir traje de chaqueta y corbata, y su madre le apoda “Little Donald”.

Donald se muda a la Casa Blanca solo, sin la compañía de su tercera esposa, Melania, quien ha decidido permanecer en su casa de Nueva York, mientras el hijo de ambos, Barron, termina el curso escolar. Eso sí, la esposa del nuevo presidente ha asegurado que estará “disponible” siempre que sea necesaria su presencia.

[ad_2]

Fuente: Panamá América