Nuevo estudio analiza el vínculo entre los niños y sus mascotas

[ad_1]

Por lo general, a los niños no les gusta estar solos y suelen pedir un hermanito o hermanita para que les haga compañía. Increíblemente, según un estudio de reciente publicación de la Universidad de Cambridge, los niños se sienten más felices con el vínculo que llegan a crear con sus mascotas, incluso más que con el de sus hermanos (as).

La investigación además comprueba que las mascotas del hogar pueden llegar a influir enormemente en el desarrollo infantil, generando un efecto positivo en el ámbito social y emocional de los niños. Por lo que, Matt Cassels, investigador principal del estudio hace énfasis en lo siguiente:

“Toda persona que haya amado a una mascota durante la infancia sabe que brindan compañía y confianza, tal como sucede con las relaciones humanas”.

Dicho estudio fue publicado en el Journal of Applied Developmental Psychology y se llevó a cabo en colaboración con el Centro WALTHAM para Nutrición de Mascotas, parte de Mars Petcare y el Consejo de Investigación Económica y Social dentro de un estudio más amplio a cargo de la profesora Claire Hughes del Centro de Investigación sobre la Familia de la Universidad de Cambridge.

La investigación se basó en encuestas realizadas a niños de 12 años de edad, provenientes de 77 familias distintas en las cuales existe al menos una mascota de cualquier tipo. Como resultado, los niños afirmaron tener mejor relación con sus mascotas que con sus hermanos  y hermanas, aquellos que tienen perros incluso muestran niveles menores de conflicto y mayor satisfacción que los dueños de cualquier otro tipo de mascota.

Pero, ¿Por qué ocurre esto?

Según Cassels, “El hecho de que las mascotas no puedan comprender o responder verbalmente puede incluso ser algo positivo, ya que significa que no nos están juzgando. Si bien las investigaciones anteriores suelen concluir que los niños manifiestan relaciones más fuertes con sus mascotas que las niñas, nuestros hallazgos son completamente opuestos. Niños y niñas expresan el mismo nivel de satisfacción con sus mascotas; sin embargo, ellas manifiestan sentir más confianza, más compañía y menos conflicto con sus mascotas que ellos, lo que tal vez indicaría que la interacción de las niñas con estos animales tendría más matices”.  

De igual forma Nancy Gee conluye que “El apoyo social que los adolescentes reciben de sus mascotas bien podría sustentar el bienestar psicológico en años posteriores de la vida, pero queda aún mucho por aprender acerca del efecto de las mascotas en el desarrollo infantil en el largo plazo”.

Con información proporcionada por PR Newswire

[ad_2]

Fuente: Malltv