Nuevas alternativas para el autoplacer

[ad_1]


 

Hay mujeres que nunca han practicado el autoplacer en su vida sexual;  otras que ni siquiera han tenido un orgasmo.
 
En estos casos no hay una máquina perfecta o una técnica que pueda recomendarte. Antes que nada debes sentirte cómoda con tu cuerpo, ese siempre será el primer paso.
 
Antes de intentar con un “juguete sexual”, sería conveniente aprende a reconocer la estimulación que prefieres: externa, interna o ambas.
 
Y si ya te acostumbraste a algo en específico, tal vez sea hora de experimentar. 
 
Una vez que tu cerebro aprenda la forma más rápida para llegar al orgasmo, seguramente querrás repetirla por el resto de tu vida. Pero ten presente que a largo plazo, la misma técnica podría desensibilizarte.
 
Aunque la masturbación usualmente se asocia al autoplacer,  no hay regla que te prohíba hacerlo con tu pareja. La masturbación mutua podría ayudarles a conocerse mejor íntimamente.
 
Ama el lubricante, puede hacer una gran diferencia, no sólo en las relaciones sexuales con tu pareja, sino también en el arte del autoplacer.
 
La fricción no es tu amiga, por eso selecciona un lubricante que sensibilice tu zona íntima o provoque sensaciones de calor y frío.
 

 

[ad_2]

Fuente: Panamá América