Noriega sufre hemorragia y vuelve al quirófano

[ad_1]

Manuel Antonio Noriega sufre hemorragia y regresa nuevamente al salón de operaciones.

Sus hijas confirmaron el estado crítico de su padre.

El exdictador panameño Manuel Antonio Noriega fue operado hoy de un tumor cerebral en el Hospital Santo Tomás.

La operación, que duró cerca de 4 horas, tuvo lugar en el Hospital Santo Tomás, el centro hospitalario público más grande del país, ubicado en la capital panameña.

Hasta allí se desplazaron medios de comunicación y familiares lejanos del exgeneral, así como sus tres hijas, Sandra, Lorena y Thays, que pidieron a la dirección del hospital no dar ningún detalle sobre la situación clínica del otrora hombre fuerte que gobernó de facto Panamá entre 1983 y 1989.

La familia ha mantenido hermetismo en torno a la situación del anciano exgeneral tras la intervención quirúrgica.

Noriega es un hombre de 83 años que padece una serie de dolencias propias de su edad, las cuales, según sus médicos, se han venido agravando debido al tumor cerebral que, incluso, llegó a afectar su parte motora.

El exgeneral, que fue ingresado el lunes la hospital, estuvo preso en la cárcel El Renacer desde que llegó a Panamá en 2011, pero el pasado 28 de enero se le concedió arresto domiciliario temporal por recomendación médica.

Los doctores señalaron que la prisión no era un lugar apto para el pre y postoperatorio de una operación de semejante magnitud.

Tres jueces de cumplimiento aprobaron la medida de arresto domiciliario temporal para Noriega, la cual, de acuerdo a la decisión judicial, será revisada el 28 de abril próximo.

Se espera así que Noriega regrese a la casa de su hija Sandra cuando sea dado de alta del hospital, en una fecha no precisada, cumpla con lo que resta de los tres meses de arresto domiciliario y regrese a El Renacer.

Noriega, derrocado por una cruenta invasión estadounidense en 1989, fue extraditado a Panamá el 11 de diciembre de 2011 tras cumplir más de 20 años de cárcel en Estados Unidos y Francia por narcotráfico y blanqueo.

En Panamá, cumple tres condenas que suman más de 60 años por la desaparición y el homicidio del guerrillero izquierdista Hugo Spadafora, por la muerte del militar opositor Moisés Giroldi y por la denominada Masacre de Albrook, en 1989.

En 2010, la justicia panameña abrió una nueva causa penal en su contra por su presunta responsabilidad en la desaparición, en 1970, y posterior muerte del dirigente izquierdista Heliodoro Portugal, cuando formaba parte de la extinta Guardia Nacional y era la mano derecha de su predecesor, el dictador Omar Torrijos.

El inicio del juicio, sin embargo, está suspendido desde hace un año por orden de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por los problemas de salud que aquejan al exdictador.

[ad_2]

Fuente: La Critica