Miguel Ordóñez puso en el 'top-10' al golf panameño

[ad_1]

No ganó el Latin America Amateur Championship (LAAC), pero el panameño Miguel Ordóñez llegó ayer al green del hoyo 18 en medio de aplausos y cánticos en su nombre.

Era la sencilla manera que la afición encontró para agradecerle su gran participación en esta cita internacional, en la que Panamá era el anfitrión.

El jugador de 33 años, el único istmeño de los seis representantes en superar el corte, acabó en el top-10 del LAAC.

Su tarjeta de 73 golpes le permitió acumular 284 impactos y empatar el octavo puesto con el colombiano Nicolás Echavarría y el argentino Andrés Gallegos. En la ronda final, apuntó cuatro bogeys a su tarjeta y un birdie.

Abandonó la cancha con lágrimas y con su principal inspiración en brazos, su pequeña hija Aurora.

“Ese momento con mi hija es único y nadie me lo quita. Cuando la gente me dio la bienvenida fue increíble, un instante de mucha emoción. Además, mi padre hacía rato que no me podía ver jugar y antes del primer tiro me dio un abrazo, eso me golpeó”, explicó Ordóñez.

En el recorrido final, Ordóñez admitió que se sintió un poco nervioso, pero recalcó que luego pudo mejorar.

“Me sentí muy nervioso arrancando, luego me estabilicé un poco, no estaba fino, principalmente en los greens. Eso me fue inquietando, pero seguí luchando hasta el final y nunca me entregué”, confesó el panameño.

Sobre la posición en la que finalizó el torneo, Ordóñez mencionó que es satisfactoria. El jugador había participado en las dos ediciones previas, pero no había superado el corte.

“Estoy contento, creo que un top-10 en un evento de esta magnitud es importante. Me voy satisfecho”, dijo el panameño.

El LAAC en casa marcó a Ordóñez y le dejará, por siempre, el recuerdo de una semana gloriosa, fantástica, para él y para el golf nacional.

 

[ad_2]

Fuente: Panamá América