La tecnología que decepcionó en 2016

[ad_1]

El año 2016, que hoy termina, va a ser recordado como un año gris para la tecnología.

Y es que muchos temas tecnológicos tocaron fondo en algunos frentes.

Aquí dos de esas noticias con un tamiz no tan agradable, que sacudieron a grandes empresas del sector.

No obstante, echar la vista atrás y comprobar los errores que se han cometido podría ser la única forma de rectificar en el año que ya se asoma.

Twitter no vuela

La red social ha tenido un año muy duro y no ha logrado capitalizar las oportunidades que ha tenido.

De hecho, la red del pajarito azul no vuela; por el contrario, sigue perdiendo usuarios frente a otras redes más jóvenes, como Snapchat, que ya le han adelantado en usuarios.

Algunos aseguran que la responsabilidad es de Jack Dorsey, CEO de Twitter, que no está siendo un líder pertinente. Tal vez por eso muchos de los directivos quieren vender la empresa antes de que valga todavía menos de lo que vale ya.

No encontrar un comprador, tener que despedir a más de 300 empleados y no parar de perder figuras claves siguen quitándole alas a Twitter y mermando el “boom” de su primer impacto, perfilándose como una de las grandes empresas de Internet.

Explosiones del Note 7

El gigante asiático Samsung tampoco salió bien librado este 2016.

La compañía líder en venta de smartphones en varias partes del mundo (incluyendo Latinoamérica) perdió este año miles de millones de dólares.

La culpa es del “Note 7”, el teléfono que debía demostrar que la compañía sigue innovando y haciendo los mejores celulares con Android.

Pero después de 35 incidentes de sobrecalentamiento reportados en todo el mundo, Samsung tomó la decisión sin precedente de retirar cada uno de los Galaxy Note 7 vendidos.

Para colmo, todo ocurrió el mismo año que Huawei empieza a entrar con más fuerza en Occidente… ¿mala coincidencia?

Así, los chinos se lo van a poner difícil a Samsung, que parece dispuesta a demostrar con el Galaxy S8 que sigue siendo una empresa puntera en el mundo de la telefonía móvil. ¡Amanecerá y veremos!

[ad_2]

Fuente: Panamá América