La ley de política industrial aún espera por ser aprobada

[ad_1]

Más de dos años tiene el sector manufacturero panameño de estar esperando la creación de una política de fomento y desarrollo del sector industrial para potenciar su área, ante la merma que ha presentado durante los últimos años.

A principios de esta administración (julio 2014), el Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) informó que el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) tenía la intención de crear una nueva ley industrial para fomentar la inversión, sin embargo, a la fecha la misma todavía no ha sido aprobada.

Pero las cifras no son alentadoras, precisamente porque no se ha tomado ningún correctivo ante esto, según expertos.

Recientes datos de la Contraloría General de la República de Panamá dan a conocer que tres, de nueve actividades que registra la industria manufacturera, han mostrado una baja en su producción hasta noviembre de este año.

Ese es el caso del sacrificio de ganado vacuno que reflejó un bajón de 12.8% hasta noviembre pasado, en comparación con el mismo periodo de 2015.

Así mismo, la producción de leche natural utilizada para la elaboración de productos derivados registró un descenso de 2.3% y la producción de azúcar mostró una caída de 2.5%.

Mientras, la producción de carne de gallina creció un 6%, pero muestra una desaceleración de un punto porcentual comparado con el 2015, cuando su crecimiento fue de 7%.

Otras de las actividades que desaceleraron su crecimiento fueron la producción de leche pasteurizada, la cual creció en un 2.6% en los once meses del año pasado, cuando venía de crecer 8.7% en 2015 y los derivados del tomate, que crecieron 0.1%, cuando en el año anterior creció 7.2%.

Entre las actividades manufactureras que mostraron un desarrollo positivo se encuentra el sacrificio de ganado porcino, que creció 8.9%; la leche evaporada, 6%, y la producción de sal con 0.9%.

El poco crecimiento que está mostrando este sector también se ve reflejado en sus aportes que hace al producto interno bruto (PIB) del país, el cual al tercer trimestre de 2016 se ubica en 0.9%, cuando en el primer y segundo trimestres del año venía de caer 1.9% y 2.3%, respectivamente.

Trabajo en conjunto

Para Aida Michelle de Maduro, expresidenta del Sindicato de Industriales de Panamá y actual presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), lo que ha hecho falta para que esta ley de fomento industrial sea aprobada, es la colaboración de todas las partes y la voluntad como país de querer ayudar al sector productivo.

Añadió que el sector gubernamental en su conjunto no trabaja de la mano y pareciera que las diversas instituciones que tienen que ver con la aprobación de esta ley fueran “islas separadas”, lo que está afectando su aprobación.

En cuanto al trabajo de la consultora brasileña BAIN Brasil LTDA, contratada por el Gobierno para el diseño de una política industrial efectiva y una propuesta de un modelo de negocio para la Zona Libre de Colón (ZLC), Maduro destacó que se han entregado resultados parciales del mismo.

Sin embargo, destacó que le “preocupa” que todavía se sigue trabajando en el mismo tema, en el que se han puesto muchos esfuerzos y a la fecha no hay resultados concretos.

En tanto, Augusto Arosemena, ministro del Mici, manifestó que los resultados del estudio hecho por esa compañía brasileña serán presentados próximamente en una conferencia de prensa, pero para poder hacerlo deben contar con una ley de política industrial aprobada.

Añadió que de nada sirve decir lo que van a hacer, si no tienen esta ley lista.

Arosemena agregó que la prioridad del Ministerio de Comercio e Industrias en el primer trimestre de este año 2017, es que se apruebe esa ley de fomento industrial y reforzar este sector que ha venido cayendo en los últimos tiempos.

“Para nosotros es vital que la ley se establezca y cuente con los incentivos que el sector necesita para ayudarlo a crecer”, dijo Arosemena.

[ad_2]

Fuente: Panamá América