José Lizondro: El hijo de Doña Paula

[ad_1]

José Lizondro Díaz, uno de los mejores lanzadores panameños de una época brillante de nuestro béisbol, falleció hace un mes en la ciudad de Nueva York a la edad de 78 años. Hoy contamos algo de su carrera en el diamante.

Bautizado por el “Fat Fernández” como el “Hijo de Doña Paula”, hizo historia en la pelota profesional en la década del 60 al lado de grandes lanzadores como Humberto Robinson, Mamavila Osorio, Stanley Arthurs, Lenny Martínez, Lord Patricio Scantleburry, Winston Brown, Vibert Clarke, Leslie Scott, entre otros.

“Qué tiempos aquellos, dirían los viejos fanáticos del gran juego que iban al gigante de “Cabo verde” a ver la pelota de esos años inolvidables.

Las hazañas del chiricano Lizondro, en la pelota profesional con el uniforme del Marlboro, incluye un “no hit no run” frente al equipo Novatos en 1964 por 3-0, tres campeonatos de pitcheo y de efectividad, hazaña solo lograda por Humberto Robinson. El porteño tuvo a un tris de un juego perfecto, solo se le embasó un bateador y por error. En total sacó los 27 “outs”.

En 1962 tuvo marca de 8-1 y efectividad de 1.80, en 1964 récord de 6-1 y 1.50 en carreras limpias, y en 1965, foja de 8-1 y promedio de efectividad de 2.06. En 4 años seguidos ganó 25 partidos para los cigarrilleros contra 8 derrotas.

En 1963 venció al Boer de Nicaragua en el partido final de la 111 Serie Interamericana por 5-0 para darle a Panamá el campeonato. “Cumplí mi gran anhelo de darle a mi país un título”, dijo Lizondro a un medio escrito, luego del gran triunfo. El equipo -Chiriqui Bocas- era dirigido por Winston “Banana Chief” Brown, otro de los grandes lanzadores.

“Brown le dio la bola a Joe y este cumplió con una joya de pitcheo, relató su hermano Chabelo. “Mi hermano quería lanzar ese juego”, agregó.

Nacido en la Finca Blanco en el distrito del Barú, Lizondro fue firmado en 1957 por los Medias Blancas de Chicago, estuvo cerca de las Grandes Ligas, pero esa oportunidad nunca se cristalizó, a pesar de que tenía buenos números. En los campos de entrenamiento, su gran amigo era el zurdo Terrin Pizarro. Y fue Hoyt Wilhen, quien le dio tips para dominar el lanzamiento de nudillo.

[ad_2]

Fuente: La Critica