Industria del ladrillo se desmorona sobre indios

[ad_1]

Miles de hornos de ladrillo tradicional tienen sus días contados en la India ante una nueva normativa ambiental impuesta por el Gobierno que para muchos será infranqueable y amenaza el futuro de millones de trabajadores de la llamada “industria de los pobres” del país asiático.

Anil Manjhi emigró hace una década desde el este de la India a Jhajjar, en el estado norteño de Haryana, para trabajar en un “bhatta”, como se denominan en hindi a las fábricas de ladrillos, en la que cobra 18,000 rupias mensuales (unos 257 euros) por producir manualmente mil unidades diarias.

Cada año durante el monzón, cuando las lluvias impiden cocer el barro, vuelve a su tierra, Bihar, en el este del país, para regresar a Haryana para los siguientes nueve meses.

“Nuestra vida en Bihar es mucho peor, nos dedicamos a la construcción o a la plantación de arroz, por lo que dependemos de las lluvias y cobramos hasta tres veces menos trabajando mucho más”, contó a Efe Anil Manjhi, de 36 años.

[ad_2]

Fuente: Panamá América