Incomunicadas áreas de Veraguas



Las comunidades de Varadero, Cobachón y Restingue al sur del distrito de Mariato se encuentran incomunicadas por vía terrestre debido a las constantes lluvias que se han registrado en la región veragüense.
Autoridades informan que al menos ocho viviendas quedaron totalmente destruidas, 12 afectadas en el corregimiento de El  Cacaco y se han pérdido quintales de arroz y miles de litros de leche.
Alfredo Alfonso, director regional del Sistema Nacional de Protección Civil, y Ángel Batista, alcalde de Mariato junto a unidades de las Fuerzas de Tarea Conjunta, intentaban en horas de la tarde de hacer contacto con los habitantes en la comunidad de Varadero, pero fue imposible puesto que el principal río se salió del cauce y a varios kilómetros impedía el paso en un vado donde las fuertes corrientes imposibilitaron el acceso en vehículo.   

LEE TAMBIÉN: JC Tapia: la justicia le caerá a Varela en el 2019

Alfonso dijo que algunas personas de la comunidad lograron llegar hasta el punto donde estaban las unidades informando de las destrucciones de las viviendas por las fuertes corrientes a la vez que se pedía alimentos , agua, ropa, frazada y enseres de cocina.

Se informó que unas 45 personas han perdido todo en Varadero . Las autoridades dijeron con preocupación que aún no sabe nada de como esta la situación en las comunidades de Cobachón y Restigue donde las cosas pudieran ser peores. 

Las lluvias empezaron arreciar y los ríos y quebradas nuevamente subieron los niveles lo que según los miembros del SINAPROC las afectaciones podrían ser mayores y también mas comunidades estarían en riesgo. Las lluvias no han parado en la parte sureña de la provincia de Veraguas.

Por otra parte la vía que va desde Santaigo, Sona, Puerto Vidal hasta la provincia de Chiriquí se dió un hundimiento y deslave que hace que sea peligrosa para el paso de los vehículos..  Las unidades de las fuerzas de tarea conjunto informaron que para hoy se tendrá un informe completo de las afectaciones de las lluvias.



Fuente: La Critica