Incidencia de cáncer aumenta en zonas pobres de Estados Unidos

[ad_1]

Los estadounidenses en zonas de dificultades económicas fallecen de cáncer a tasas ascendentes, aun cuando la mortalidad por ese mal disminuye a nivel nacional, según un nuevo estudio exhaustivo.

En las partes de relativa pobreza y alta incidencia de obesidad y tabaquismo, la mortalidad por cáncer aumentó casi 50%, mientras que en las zonas ricas disminuyó casi la mitad.

Mejores exámenes y tratamientos han contribuido a una mejoría de salud en la nación en general, sin embargo el estudio subraya que no todos los estadounidenses se han beneficiado de esos avances.

“Vamos en la dirección equivocada”, dijo Ali Mokdad, el principal autor del estudio y profesor del Instituto de Evaluación y Métrica de Salud de la Universidad de Washington. “Deberíamos avanzar, no retroceder”.

Las marcadas diferencias regionales en las tasas de mortalidad por cáncer fueron detectadas en investigaciones previas, pero el estudio actual sobresale porque facilita estadísticas detalladas de los fallecimientos por casi 30 tipos de cáncer en poco más de 35 años en todos los 3 mil 100 condados del país.

De 1984 a 2014, la tasa de mortalidad en Estados Unidos por cada 100 mil personas derivada de todos los tipos de cáncer en conjunto bajó de 240 a 192, un descenso del 20%. Más de 19 millones de estadounidenses fallecieron de cáncer en ese periodo, de acuerdo con el estudio.

El panorama más alentador correspondió a la zona de esquí de Colorado, con una tasa de mortalidad que bajó a casi la mitad, de 130 en 1980 a sólo 70 en 2014, por cada 100 mil habitantes. El panorama más sombrío fue de los condados del este de Kentucky, donde la mortalidad aumentó 45%.

“Todos sabemos que esto es inaceptable. en un país que gasta más que cualquier otro en salud”, señaló Mokdad.

La Ley de Cuidado de Salud Asequible de Estados Unidos entró en vigor en los últimos años del estudio y puso énfasis en servicios preventivos como análisis gratuitos para detectar cáncer de seno, uterino y colorrectal.

Cualquier beneficio resultante no está a la vista en los resultados más recientes, porque el cáncer tarda años en desarrollarse.

Se desconoce si una cobertura similar será incluida en el sistema de salud que pretenden implementar el gobierno de Donald Trump y los legisladores republicanos.

Stephanie Wheeler, especialista en políticas de salud de la Universidad de Carolina del Norte, y el doctor Ethan Basch, oncólogo de la misma universidad, dijeron en un editorial publicado con el estudio que muchas zonas con las tasas de mortalidad más altas por cáncer dieron un apoyo firme a Donald Trump, “lo que aumenta las esperanzas de que las futuras políticas desarrolladas por el nuevo gobierno provean recursos” para esas comunidades.

Los investigadores utilizaron archivos federales sobre muertes e información de la Oficina del Censo para calcular las tasas de mortalidad a nivel de condado.

[ad_2]

Fuente: La Prensa