Guía básica para ir a la sexshop

[ad_1]

No llegues diciendo que no es para ti, actúa con naturalidad, como cuando vas al mercado o a una tienda de zapatos. ¡Siéntete libre, mujer! No tengas pena de preguntar… Si aún no sabes de qué te hablo, lee esta guía básica para ir a la sexshop.

En alguna oportunidad de nuestra vida hemos pasado una sexshop y hemos sentido esa curiosidad por saber qué tanta maravilla o novedad hay allí adentro. Pero, seguramente, seguimos de largo dejando que la intriga se alimente levemente con lo poco que pudimos alcanzar a ver con el rabito del ojo… ¡Eso se acabó! Con esta guía tu próximo encuentro será muy diferente.

Lo primero

El primer paso de la guía básica para ir a la sexshop: ¡No tengas pena de entrar, observar y preguntar para qué sirven ciertos juguetes sexuales! Muchas personas entran, a veces compran y a veces no, tú eres no serás la excepción. En estos lugares hay un personal capacitado para responder a tus inquietudes y ofrecerte lo que necesitas, en pocas palabras, están para asesorarte.

Sé realista

Anteriormente estas tiendas eran consideras como lugares sucios y perversos, ubicados en lugares escondidos para que los clientes no fueran vistos al entrar. En la actualidad, las sexshop se han convertido en un espacio que no sólo vende juguetes sexuales, sino que ofrece una gama de productos como velas aromáticas, aceites para masajes, lubricantes y condones con texturas.

Qué más hay en una sexshop

  • Juguetes discretos en forma de lápiz labial.
  • Juguetes sexuales de diferentes tamaños y formas.
  • Vestuarios sexys.
  • Kit para despedida de soltera.
  • Artículos para crear escenarios fantasiosos.
  • Sado: látigos o esposas.

¿Qué puedo comprar?

Puedes comprar lo que tú desees, desde una vela aromática hasta juguetes sexuales, todo va a depender de lo que necesites. Pregunta, observa y cuando ya sepas que deseas ¡compra!

Por Merlys Crespo

[ad_2]

Fuente: Malltv