Ganaderos enfrentarán la competencia internacional

[ad_1]

Con la finalidad de mejorar la producción de ganado bovino en el país para hacerle frente a la apertura comercial internacional y lograr ser más competitivos, la Asociación de Ganaderos de Panamá (Anagan) busca la aprobación de un proyecto de ley que establece un fondo de más de medio millón de dólares anuales para la promoción del consumo, investigación y seguridad, entre otros programas.

El fondo se lograría del cobro de $2.00 por cada animal de la especie bovina que sea sacrificada en todos los mataderos que operan en el país.

En Panamá se sacrifican alrededor de 300 mil reses al año, lo que daría un aproximado de 600 mil dólares para el fondo que manejaría la Anagan.

Euclides Díaz, expresidente de la Anagan, señaló que todos los países de la región tienen un Instituto de la Carne o un fondo con la finalidad de prepararse para la competencia en el mercado ante la apertura comercial.

Destacó que países como Argentina, Paraguay y Brasil cuentan con un mecanismo parecido al que se desea implementar en Panamá, así como Colombia y Costa Rica, entre otros.

“Si Panamá no implementa este fondo para la ganadería, tal como lo están haciendo los demás países, fácilmente perderíamos hasta el mercado local”, indicó Díaz.

Informó que Panamá exporta alrededor de 5,000 toneladas, que equivalen a 35 mil reses.

Indicó que el panorama para exportar carne no es nada favorable, tomando en cuenta que en cinco años aproximadamente, el arancel de importación con Estados Unidos quedará en 12% y 10%, lo que ubica al país en escenarios de libre comercio y hay que buscar mercados a donde exportar.

Señaló que la carne que exporta Panamá a Estados Unidos entra libre de arancel por el contingente denominado “Otros Países”, en el cual también entra carne procedente de Nicaragua, Costa Rica y ahora Brasil, lo que coloca a los productores en desventaja para comercializar el producto panameño.

Ante este escenario, los productores panameños han mirado hacia un atractivo mercado europeo, sin embargo, necesitan haber desarrollado la trazabilidad.

“Este programa se le entregó al Gobierno para que lo ejecutara, sin embargo, no ha generado resultados hasta la fecha”, señaló.

Según la norma aprobada en primer debate por la Comisión de Asuntos Agropecuarios de la Asamblea Nacional, el 12.5% del fondo logrado por el pago de $2.00 por animal, será destinado para la ejecución de programas de investigación y asesoramiento para los ganaderos dedicados a la producción bovina.

Mientras, el 34.5% será para la ejecución de un programa de promoción del consumo de la carne y leche, el 50% para apoyar todas aquellas actividades y programas que lleve a cabo la Anagan.

Además, un 3% se destinará a la administración de la gestión de cobro que realizarán los mataderos como gastos de manejo, cuya función será la de agente recaudador o bien al agente recaudador que la Anagan designe.

Díaz explicó que promoverán el consumo de carne y leche, ya que se había “satanizado”, por lo que tienen que revertir esta percepción.

Además harán estudios para garantizar la ganancia de peso en el animal, ya sea de 3 libras diarias, y la sostenibilidad de la ganadería con el medioambiente.

También destacó que crearán un departamento de defensa legal en Anagan para tener un equipo de abogados especialistas en el hurto pecuario, ya que cada año la ganadería pierde más de medio millón de dólares por hurtos y estafas.

Sin embargo, el proyecto de ley 434, que autoriza el cobro de la contribución al futuro de la ganadería, podría tener problemas de inconstitucionalidad, según los expertos.

El abogado y productor Julio Ramírez, quien fue presidente de Anagan, explicó que cuando se crea un impuesto, hay que establecer un método de cobro, un agente de cobro, además, debe ser incluido en un presupuesto del Estado o un municipio y en el proyecto no se contempla.

“Si el pleno de la Asamblea Nacional lo aprueba en tercer debate y no lo veta el Ejecutivo, no lo van a poder ejecutar porque no creo que la Contraloría permita que eso pase”, manifestó.

En la norma se detalla que se les va a plantear a los mataderos que sean los encargados del cobro, pero no se establece quién pagará, por lo que Ramírez duda que alguien se haga responsable.

Por su parte, Aquiles Acevedo, presidente de Anagan, explicó que ya se han reunido con los encargados de los mataderos para proponerles que ellos sean los encargados de cobrar el impuesto.

Según el ganadero, los dueños de los mataderos no se oponen a la medida, pero continuarán reuniéndose para concretar la propuesta y no cometer ningún error, como pasó hace años, cuando se implementó la cuota ganadera, declarada inconstitucional.

Los ganaderos están esperanzados en que la normativa sea aprobada y así iniciar la programación establecida.

[ad_2]

Fuente: Panamá América