Fuga de divisas asciende a 314 millones de dólares

[ad_1]

Más de un 4% de la población panameña está compuesta por inmigrantes, lo que ha dado pie a que el envío de dinero de Panamá hacia el extranjero aumente considerablemente en los últimos años, algo que puede significar una peligrosa fuga de capitales panameños.

De enero a septiembre de 2016, las remesas enviadas de Panamá hacia el extranjero ascendieron a $625.9 millones, y las recibidas sumaron $311.6 millones, lo que refleja una fuga de divisas de $314 millones durante este periodo, según la Contraloría.

De acuerdo con el informe de la Contraloría, los peores balances en la actividad de envío y recibo de remesas se produjo con Colombia, China, Nicaragua, República Dominicana, Guatemala y Honduras.

Durante este periodo, se enviaron remesas a Colombia por la suma de $192.8 millones y se recibieron $17.1 millones, lo que arroja un balance negativo de $175.7 millones.

En el caso de China, se enviaron al país asiático $77 millones y se recibieron $8.8 millones, lo que produjo una fuga neta de divisas de $68.2 millones.

Respecto a Nicaragua, las estadísticas muestran que a este país centroamericano se enviaron $60.5 millones y solo se recibieron $5 millones en remesas, lo que generó un balance negativo de 55.4 millones de dólares.

Para República Dominicana, las estadísticas gubernamentales arrojan que a este país Panamá envió $33.2 millones y recibió solo $5.4 millones, y se generaron $27.8 millones de fugas de divisa.

Con Honduras, el balance de las remesas en los primeros nueve meses del año arroja un saldo negativo de $11.2 millones, y con Guatemala, un déficit de $11.2 millones.

Otros países que generan balance negativo a Panamá en la actividad económica de las remesas son Costa Rica ($12.6 millones), El Salvador ($3.4 millones) y Perú ($4.8 millones).

De acuerdo con la Organización  Internacional para las Migraciones, más del 4% de la población en Panamá está compuesta por inmigrantes (2013), que provienen de más de 180 naciones, liderado por Colombia y seguido por China, Estados Unidos, Nicaragua, Venezuela, República Dominicana, Costa Rica, países que coinciden con el destino de las remesas.

Sin embargo, el periodo con mayor crecimiento es el de los años 2014-2015, esto se debe básicamente a las limitaciones en el programa de legalización de extranjeros que este año se le ha dado continuidad, con más restricciones.

No obstante, los envíos siguen aumentando no solo por el apogeo migratorio, sino por la instalación de empresas de capital extranjero que se han establecido en Panamá.

El economista Juan Jované explicó que esto puede que no se trate de una fuga de capitales alarmante, ya que el dinero que sale de Panamá no está destinado ni representa la magnitud de una inversión en el extranjero, sino se trata de envíos de pequeñas masas de dinero a familiares.

Añadió que sin embargo, esta situación reduce el gasto interno de consumo, ya que cuando alguien envía dinero al exterior y no lo gasta internamente se produce esta situación.

Resaltó que es muy duro que Panamá evite que se dé esa fuga de capitales, ya que es un país que no tiene control de cambio.

En tanto, Reyes Arturo Valverde, consultor financiero y economista, opina que indudablemente, la enorme migración de extranjeros de países como Venezuela, Colombia, etc., en busca de oportunidades, hace un efecto negativo, ya que ellos les envían dinero a sus familiares.

“Uno de los grandes problemas de las economías más desarrolladas es que cuando las economías pocas desarrolladas logran generar pocas oportunidades, sus ciudadanos tienden a buscarlas en otros países”, dijo Valverde.

Agregó que el caso de Panamá es diferente, porque desde el 2008 se ha fortalecido enormemente y entre el año 2011 y 2014 su producto interno bruto (PIB) tuvo un crecimiento que sobrepasó el 10%, y los migrantes al ver eso optaron por venir.

[ad_2]

Fuente: Panamá América