Fin de la aventura

[ad_1]

La selección de fútbol playa terminó ayer su periplo por el Mundial Bahamas 2017, y lo hizo con un revés de 5-2 frente a Paraguay.

Los istmeños acabaron en el sótano del Grupo C, luego de dos derrotas y un empate (cayó por penales), cuatro goles a favor y 14 en contra.

Panamá saltó a la cancha del National Beach Soccer Arena Nassau con posibilidades casi nulas de avanzar, tras su derrota frente al campeón del mundo, Portugal, y caer en tanda de penales ante Emiratos Árabes Unidos, luego de igualar (2-2).

Ante los guaraníes, el conjunto que dirige Shubert Pérez realizó 42 intentos de remates al arco, de los cuales ocho fueron entre los tres palos, 27 desviados y siete fueron bloqueados.

Los paraguayos se adelantaron con goles de Sergio Villaverde (0.45 segundos) y Gustavo Benítez (4’28 minutos) desde el primer periodo, a lo que Panamá respondió con un tanto de Julio Watson (8’31). Pero los sudamericanos ripostaron con anotaciones de Orlando Zayas (9’44) y Carlos Carballo (24’39”). La Roja playera recortó ventaja con Gilberto Rangel (26’31”), aunque luego el guaraní Pablo Morán puso cifras definitivas a los 29 minutos 3 segundos.

Poco o nada que reprocharle a una selección que se clasificó inesperadamente a esta cita mundialista y que destruyó las mesas de apuestas al ganar el Torneo Premundial de la Concacaf, a finales del pasado mes de febrero, al vencer 4-2 a México en la final. Periodistas, aficionados y hasta la misma Fepafut se vieron sorprendidos por este equipo al que Shubert Pérez le elevó considerablemente su nivel en cuestión de meses, luego de recibir goleadas hasta de 10-1 por parte de El Salvador en los Juegos Bolivarianos de Playa que se realizaron en noviembre de 2016 en Iquique, Chile.

[ad_2]

Fuente: La Critica