Esperan que se salve

[ad_1]

Unos ocho días deben esperar los cebolleros que se afectaron con la reciente crecida del río Grande, en Penonomé, pues las parcelas se afectaron con el desbordamiento del río, pero deben esperar y verificar si el cultivo se afectará o podrá dar la producción adecuada, ya que la inundación pasó y se está secando el terreno afectado.

Hace unos días, plantaciones de sandía y cebolla se afectaron por inundaciones, sin embargo, los cebolleros de Río Grande y Cerro Zuela aseguran que los técnicos del Mida indican que es posible que se salve la producción, pero deben esperar unos días.

Cada productor les da empleo a más de cinco personas por hectárea, y su parcela tiene un costo de unos 8,000 dólares, la mayoría prestados por el Banco de Desarrollo Agropecuario y le preocupa perder su producción.

Luis Ramos, productor de cebolla de Río Grande, dijo que es la primera vez que en pleno verano les sucede esto y por ello les preocupa porque es su inversión y deudas las que están en juego.

El productor agregó que aunque la parcela se afectó, es posible que se salve algo, pero ya no será igual y el debe pagar deudas, es por ello que pide apoyo del Ministerio de Desarrollo Agropecuario.

Ramos indicó que en su plantación da trabajo a más de cinco personas y por ello lucha con su hectárea sembrada de cebolla para que dé el resultado esperado de poder cosechar y que le quede ganancia una vez pague sus deudas, es por ello por lo que ahora está en incertidumbre esperando el comportamiento del rubro, si el agua que le entró no fue un daño grave.

[ad_2]

Fuente: La Critica