Es malo en la cama, ¿cómo se lo digo?

[ad_1]

Tu pareja te toca y está absolutamente desorientado y perdido, sin embargo, está seguro de que cada caricia te derrite.. Tú:  te mueres por gritarle: “Nooooo! Ahí no.. mejor aquí.. o aquí…” Pero y cómo decirle que hay otras zonas que puede estimular además de “esa” y no herirlo, ni parecer una “atrevida”… ¿Es muy osado decirle que es malo en la cama?

Chicas, es necesario comunicar lo que deseamos y necesitamos sexualmente, de lo contrario nos exponemos a aburrirnos o a fingir placer,  lo cual reforzará su repertorio erótico y lo seguirá repitiendo.  Si necesitas cambios, hay que actuar.

Para hablar del tema, hazlo de manera positiva, y como he dicho en otros artículos, siempre pendientes del lugar y momento adecuado, de lo contrario puede convertirse en una batalla campal. Preferiblemente fuera de la cama y como una conversación casual. Convéncete de que es un tema natural, así como hablar de la comida que te gusta.

Esta conversación debe hacerse antes de que el hecho se convierta en un verdadero problema, para que la rabia no aparezca y termines gruñendo en vez de hablando.

Una vez que te reúnas a conversar, olvídate de criticar, culpar, descalificar o juzgar, porque puedes herir profundamente su ego. Comienza diciéndole que te gusta de lo que hace en su repertorio erótico y dile sin rodeos dónde te gustaría recibir más estimulación o intensidad o practicar cualquier posición sexual. El mensaje debe ser concreto, porque si lo elaboras mucho.. probablemente no entienda tu objetivo.

Toma en cuenta que en esta conversación, tu pareja, también puede expresarte sus necesidades sexuales, míralo como algo positivo porque puede ayudar a enriquecer la calidad de la intimidad. ¿Estás dispuesta a esto?

Si la comunicación verbal no es tu fuerte, la telepatía no funciona. Si quieres hacer cambios, necesitas acciones diferentes. Podrías también orientar a tu pareja en el momento de la intimidad, guiándolo con tus manos sobre dónde y cómo quieres que te toque.

La vida sexual tiene altas y bajas, pero siempre se puede mejorar, así que a buscar soluciones, nada de acostumbrarse o hacerse la loca con el tema. ¡Disfruta!

Por Michela Guarente

 

[ad_2]

Fuente: Malltv