Empresarios de juegos de azar piden revisar impuesto por pérdidas

ad

[ad_1]

Los empresarios de la industria de los juegos de azar solicitaron al Gobierno disminuir el impuesto de 5.5% que se le está cobrando a este sector debido a las pérdidas millonarias y de miles de puestos de trabajo que la iniciativa ha generado desde su implementación a mediados de 2015.

Eliminar el impuesto únicamente en las mesas de los casinos, aplicarlo solo a las ganancias de los jugadores o repartirlo entre las 10 actividades económicas que menos pagan impuestos son las tres alternativas que la Asociación de Administradores de Juegos de Azar de Panamá (Asaja) presentó al Gobierno.

El presidente de la Asaja, Antonio Alfaro, asegura que se han perdido unos 3,000 puestos de trabajo.

Los actores de este sector prevén un panorama sin signos de recuperación y el desarrollo de una actividad deficiente al no poder sostenerse.

De hecho, ya algunos casinos han reducido sus operaciones y otros han vendido su licencia a otros operadores que manejan operaciones más pequeñas, de acuerdo con Asaja.

El impuesto afecta al sector e impacta las arcas del Estado. La recaudación por concepto de juegos de suerte y azar en el 2014 fue de $96 millones, en el 2015 disminuyó a $82 millones y en el 2016 fue de $79 millones, mostrando una diferencia sustancial en el cobro de recaudaciones. En lo que va del 2017 suman $25 millones.

La principal molestia por el impacto es que el impuesto es cobrado a los jugadores ganen o pierdan, aunque los empresarios son conscientes de que es loable porque se usa para beneficio de los jubilados.

La medida comenzó a regir desde junio de 2015 y también ha afectado los ingresos que antes se percibían, prueba de ello es que la Junta de Control de Juegos (JCJ) ha recibido $30 millones menos que hace tres años, según Alfaro.

La afectación a la industria comenzó desde los 15 días de haber entrado en vigencia el impuesto del 5.5% en bingos, casinos, máquinas traganíqueles y apuestas deportivas.

Los registros de la Junta de Control de Juegos (JCJ) del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) reflejan una caída de los aportes al Gobierno Nacional, de parte de las apuestas de un 21.5%.

Generalmente, las máquinas tipo A y los casinos completos son los que producen mayores ingresos al Estado, no obstante, el nivel de apuestas cayó 4.45% y 10.9%, respectivamente, al comparar las cifras del 2014 y 2016, de acuerdo con el MEF.

El presidente de la Asociación Panameña de Operadores de Juegos de Azar (Apojuegos), Raúl Cortizo, coincide con Alfaro en que se pueden buscar otras alternativas que afecten menos al sector.

«Entre menos juegos hay, menos dinero el operador le dará al Estado», indicó Cortizo.

[ad_2]

Fuente: Panamá América

ad