El sueño de Garcés, revancha de Torres, y CAI paga deuda

[ad_1]

Ganamos el partido más importante. Perdimos una batalla, pero no la guerra, eran las palabras del técnico del CAI, Jorge Dely Valdés, los jugadores José “Pistolero” Garcés, Manuel Torres, el mexicano Edgar Tepa” Solís y su capitán Juan González.

CAI perdió el Apertura 2016 ante Costa del Este, pero la noche del viernes en el estadio Maracaná, en la superfinal del Ascenso, ganó (2-1) en tiempo extra con goles de Porfirio Ávila y Manuel “Cholo” Torres y volvió a la primera división (LPF).

“Nos la debían”, expresó el “Tepa” Solís que entró en los minutos finales del partido, con el objetivo de contener el ataque de Costa del Este.

“Pistolero” y “Cholo” Torres pusieron su experiencia, fueron clave en el triunfo. “Es un líder en el campo”, expresó el técnico Dely Valdés al referirse al trabajo y gol de Torres.

“Cholo” Torres recordó su incidente cuando jugaba en Plaza Amador en el Apertura 2015 del que salió de mala forma, y para él su título con CAI es una “una revancha”.

“Por las redes sociales hasta me dijeron que era una momia, ahora esta es mi revancha”, recordó Torres, quien agregó que pensó retirarse luego de lo sucedido en su etapa en Plaza, pero su familia le dijo que siguiera jugando y ganara el Ascenso con CAI, una reivindicación y su título 14 en el fútbol panameño, uno de los más ganadores en nuestro fútbol.

“Pistolero” Garcés no ocultó su emoción, ganar un título con el CAI, es un sueño, el equipo de sus amores, el plantel que lo dio a conocer futbolísticamente.

El capitán del CAI, Juan González, resumió que volver a la LPF es una “deuda pagada” con su afición.

“No podíamos defraudar a la afición, nuestros familiares, volver a ascender era el sueño que teníamos desde el primer momento que descendimos y gracias a Dios se consiguió el objetivo”, sostuvo González.

“Costa del Este nos ganó en el Apertura 2016, teníamos esa espinita del torneo pasado, pero ganamos el partido más importante, el del ascenso”, dijo el capitán del CAI.

[ad_2]

Fuente: La Critica