el grito de un gigante

[ad_1]

A miles de kilómetros de distancia, Jezreel “El Invisible” Corrales recibió el año nuevo primero que los panameños y lo hizo por todo lo alto.

Ayer, el boxeador originario de Samaria venció por decisión dividida al japonés Takashi Uchiyama, un triunfo que le permitió retener, en su primera defensa, el título de supercampeón mundial superpluma (130 libras) de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Desde el país nipón, los reportes señalan que el enfrentamiento fue equilibrado. Al final el panameño, que cayó en el quinto asalto, sacó el resultado ante la inconformidad del nipón.

A favor del panameño, el puertorriqueño César Ramos anotó 115-112 y el belga Philippe Verbeke 117-110, mientras que el juez australiano Derek Milham le dio la victoria al de casa, 114-113.

Con este resultado, Corrales (único campeón mundial que actualmente tiene Panamá) deja su récord en 21 victorias, una derrota y 8 nocauts. Uchiyama, en tanto, sufre el segundo revés de su carrera a manos del mismo rival. Su hoja la complementa con 24 triunfos, un empate y 20 nocauts.

Hay que recordar que contra todos los pronósticos, Corrales venció en abril, y por nocaut, a Uchiyama, quien ahora se acogerá al retiro.

Tras el duelo, un feliz Jezreel agradeció desde Asia todo el respaldo recibido durante estos días.

“Gracias por todo el apoyo a la gente de Panamá. Regreso con la victoria. Esto es de Samaria para el mundo”, dijo Corrales ante el aplauso de su cuerpo de trabajo.

El pugilismo panameño cierra así el 2016 con una buena noticia, después de los traspiés sufridos durante todo el año, entre ellos la derrota en la balanza de Luis “El Nica” Concepción.

[ad_2]

Fuente: Panamá América