'El Bolillo', a poner hoy toda la carne en el asador

[ad_1]

Como miles de panameños, hoy bajaremos y subiremos santos esperando que Panamá derrote a Trinidad y Tobago, y mantenernos con vida en la lucha por una plaza al Mundial de Rusia 2018. Claro que el optimismo debe reinar, pese a que ya hemos sufrido las mismas calamidades anteriormente y seguimos soñando.

A donde quiero llegar es que hoy, desde el primer minuto, debemos a salir a buscar los goles y dejar la especulación basada en la defensiva, que ya estamos claros en que pocos frutos nos ha dado, y la mejor prueba es que solo hemos hecho cuatro goles en siete partidos eliminatorios.

Los delanteros ya tienen que ser certeros a la hora de encarar el marco rival, con frialdad y sin complejo alguno.

Otro de los males de los atacantes nuestros es que están ante el arquero y no disparan a gol. Eso es intolerable si queremos concretar el sueño mundialista.

Los tres puntos son un escalón que da fuerza para seguir con vida y afrontar los dos últimos choques, ante Estados Unidos y Costa Rica, en la próxima fecha.

El técnico Hernán Darío Gómez está contra la espada y la pared y debe salir de ahí hoy. Hay que hacer respetar la casa, lo que a lo largo de la fase eliminatoria no hemos hecho y eso duele mucho en el fondo del corazón.

La derrota ante México en el Azteca, tengo que ser sincero, todos la teníamos contemplada desde que conocimos el calendario de la hexagonal, pero al ver el pobre planteamiento de los mexicanos y que pudimos arrancarles el punto y hasta ganarles nos deja hoy una enseñanza y es que la consigna es ganar o ganar hoy en el Rommel Fernández.

Los caribeños siempre nos han complicado el sistema de juego y por eso “El Bolillo” Gómez tiene que montar una estrategia efectiva y que nos lleve al triunfo, y por supuesto, la desesperación no debe ser uno de nuestros enemigos.

Otro de los elementos por tomar en cuenta es la concentración de los jugadores, que deben evitar las tarjetas amarillas y rojas. No reclamarle al árbitro y enfocarse en el objetivo, que es conseguir los tres puntos.

La presencia de Blas Pérez y Gabriel Torres en la titular garantiza un ataque que, repito, hoy debe ser certero. La llegada de “Negrito” Quintero, más retrasado, es una herramienta que hay que aprovecharla al máximo.

No hay paso atrás y mucho menos tiempo para llorar, y depende de la tropa de “El Bolillo” que sigamos adelante.

[ad_2]

Fuente: Panamá América