Desde Presidencia se controlan los poderes

[ad_1]

El circulo vicioso de investigaciones entre los órganos Ejecutivo, Judicial y Legislativo, crea grandes dudas sobre la efectividad en el desarrollo de las denuncias que vinculan al presidente de la República, magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y los diputados.

Ante los últimos escándalos en la Asamblea Nacional sobre el gasto exorbitante en concepto de donaciones y contratos por servicios profesionales, reposan varias denuncias en el pleno de la CSJ, las cuales deberían ser respondidas en su término, como lo establece la ley.

El abogado y exfiscal Carlos Herrera Morán, quien presentó una de las denuncias contra un grupo de 13 diputados, advierte que tiene serias dudas de que en Panamá exista un poder judicial lo suficientemente independiente para que investigue la podredumbre que hay en la Asamblea.

A pesar de que fue uno de los proponentes de la acusación, vaticina que se viene otra decepción porque no será aceptada.

“La Corte tiene una gran oportunidad de oro para demostrar que es independiente y evidenciar que quiere cumplir con la Constitución y la leyes”, sostuvo.

Sin embargo, Herrera Morán argumentó que hay sectores incrustados en la CSJ que están al servicio de la presidencia de la República, bajo el mando del presidente Varela.

Afirmó que estos mismos grupos están tratando de que se archiven las tres denuncias que se han presentado por los actos de corrupción y por los delitos contra la administración pública.

“Está al descubierto un gran lazo entre el poder Ejecutivo, Judicial y Legislativo, por lo que no hay independencia”, sentenció.

Según el jurista, tiene información verídica y confidencial de que desde adentro de la CSJ los magistrados están denunciando que el Ejecutivo está presionando para que estas denuncias contra los diputados no sean admitidas.

“He venido insistentemente señalando que notoriamente existe un pacto de no agresión entre el Órgano Judicial y la Asamblea Nacional, tú no me investigas a mí y yo no te investigo a ti”, añadió.

El abogado considera que desde la Presidencia se controlan los poderes públicos, lo cual ya lo puso de manifiesto recientemente el exasesor del Gobierno Ramón Fonseca Mora, lo cual le costó un carcelazo.

Recordó que en el Legislativo hay más de 15 denuncias contra los magistrados de la CSJ, donde el presidente de ese órgano, Rubén De León, no las reparte para que sean ventiladas o continúen su curso, por el contrario, las tiene engavetadas en su despacho.

“Es una forma de coaccionar a la Corte para que tampoco los investigue”, aseguró.

En tanto, el abogado Ernesto Cedeño fue enfático en señalar que, como están las leyes, es muy difícil presentar una denuncia o querella contra un diputado.

“Es casi imposible que prospere una denuncia contra los diputados. La famosa prueba idónea y la legislación son un blindaje que se ha establecido para que los investiguen”, aseveró.

Por su parte, Enrique Montenegro, del Frente Anticorrupción, dijo que el hecho de que no se investigue es por razones obvias, aunque por lo menos queda la constancia en los archivos de la autoridad encargada de que no se investigó y por eso salieron libres.

También cree que como los magistrados tienen la potestad de investigar a los diputados y viceversa, esto influye a la hora de realizar o llevar a cabo las investigaciones.

“Ellos tienen una relación tú me investigas y yo te investigo, y hay que ver hasta dónde el Órgano Judicial va a cumplir con el cometido para el cual fueron nombrados esos nueve magistrados”, explicó.

[ad_2]

Fuente: Panamá América