Denominaciones de origen: Propiedad Intelectual para el AGRO

[ad_1]

La Tierra y el ser humano, únicos capaces en la creación divina de generar CREATIVIDAD de tener la capacidad de imprimir valores añadidos por identidad a un producto y por ello la Propiedad Intelectual les faculta, les confiere la capacidad especial de generar una economía de dicha creatividad.

Hace 130 años en Europa, en París, Francia, para ser precisos, nace el I Convenio Internacional de Propiedad Industrial que crea las figuras legales de marcas, patentes y denominaciones de origen – en aquel momento la humanidad pasaba una revolución anterior a la que vivimos ahora: la del conocimiento.

En aquellas épocas se vivía la Revolución Industrial, y el cambio estaba basado en que el ser humano estaba creando más que nunca, así como ahora contamos con más información que nunca con lo cual podemos crear incluso más y usar la Propiedad Intelectual como la herramienta económica número uno de la innovación.

Las leyes nacen por las necesidades del ser humano, los gobiernos europeos vieron esta necesidad de que tanto personas como también los valores de creatividad de la Tierra se vieran favorecidos económicamente con este sistema el de Propiedad Intelectual para que estuviéramos disfrutando siempre de estas mejorías que tanto personas como naturaleza daban a nuestra calidad de vida.

Poder de la propiedad intelectual

Como panameña, al conocer el origen de estas herramientas, pude identificarme como escritora y artista en lo importante que sería que Panamá aplicara para su talento y para su agro el poder de la Propiedad Intelectual.

Para quienes vienen siguiendo mis columnas semanales, me he enfocado en los primeros tres meses en hablar del talento y Propiedad Intelectual aplicada a las creaciones del ser humano, mas he de confesar que mi pasión más profunda por la Propiedad Intelectual está en el campo, en el agro y en la tierra, porque es donde más se necesita.

Nuestro planeta que en el siglo XXI se muestra cansado, desgastado y abatido tiene esperanza a través de conocer mejor sus procesos y permitirle generar sus frutos de la manera inteligente que lo hace, esto tiene que ver con Agricultura sostenible donde nuestras necesidades como seres humanos no obvien las de nuestra casa, para ello las denominaciones de origen, indicaciones geográficas y toda figura de Propiedad Intelectual para la tierra juega un rol demasiado importante, ya que crea valores agregados a nuestros campesinos.

Para que nuestros artistas de la tierra sigan su trabajo, y sigan llenando nuestras mesas de la mejor calidad agrícola, han de vivir bien de su trabajo, han de poder tener prosperidad y estabilidad como en cualquier otro sector económico, por ello al aplicar la Propiedad Intelectual a los productos de origen de Panamá logramos que esa estabilidad y prosperidad exista, ya que los valores de dicho trabajo están bien establecidos.

Culminamos la columna de hoy 17 de enero siendo la primera del 2017 indicando a nuestro público que la semana del martes 24 de enero encontrarán la continuación de qué figuras exactamente de Propiedad Intelectual se pueden aplicar al agro y generar estas mejores oportunidades para nuestros campesinos evidenciando siempre que #LoCoolEsLocal.

[ad_2]

Fuente: Panamá América