Consejos para mantener limpias tus brochas

[ad_1]

Algunas mujeres se preocupan por renovar su maquillaje constantemente y se olvidan del cuidado de las brochas. Aquí te damos varios consejos sobre cómo limpiar las brochas de maquillaje.

Las brochas de maquillaje deben limpiarse al menos una vez por semana para evitar que se acumulen bacterias dentro de las mismas. De lo contrario, estarás contribuyendo a que aparezcan imperfecciones o alergias en tu cutis.

Para saber cómo limpiar las brochas de maquillaje debes identificar qué tipo de brochas tienes. Existen dos tipos: las brochas de cerdas naturales, que se usan para aplicar polvos, y las brochas sintéticas, ideales para aplicar productos en crema.

Aunque los dos tipos de brochas tienen un lavado muy similar, hay que tener especial cuidado, no sólo para mantenerlas limpias sino también para que las cerdas se mantengan en buen estado.

Brochas con cerdas naturales

  • Pasa la brocha varias veces sobre una servilleta para eliminar los residuos de polvo.
  • Después de haberla limpiado un poco, debes humedecerla. Para ello, agarra las brochas por el mango y colócalas debajo de la canilla para que les caiga agua únicamente a las cerdas: ¡no debe caer agua donde está insertada la brocha porque sólo lograrías dañarla!
  • Para limpiar tus brochas debes usar productos no agresivos para mantenerlas suaves. Echa un poquito de shampoo o jabón de bebé en la palma de tu mano y haz movimientos circulares con tu brocha hasta generar espuma.
  • Repetí el paso anterior hasta que visualices que todo el producto haya salido de la brocha.
  • Enjuaga con abundante agua y elimina el exceso de humedad con una toalla.
  • Déjalas reposar durante cuatro horas o toda la noche para que estén bien secas. Preferiblemente déjalas reposar boca abajo para evitar que el agua se acumule en el mango de la brocha.

Brochas con cerdas sintéticas

  • Al usar productos como base, corrector o cualquier otro cosmético en crema las brochas sintéticas tienden a ensuciarse más, porque estos productos llegan hasta el último rincón de las cerdas.
  • Con la ayuda de una toalla o servilleta saca todo el producto que tenga la brocha.
  • Un truco que funciona para retirar gran cantidad de producto es aplicar una pequeña cantidad de aceite de oliva en las cerdas de la brocha y con ayuda de una toalla ir removiendo lo más que se pueda.
  • Después de haber hecho los dos puntos anteriores, procede a lavar con jabón líquido -el mismo que se usa para lavar los platos- y haz el mismo procedimiento que con las brochas de cerdas naturales.
  • Puedes aplicar jabón líquido cuantas veces sea necesario. Enjuaga con abundante agua las cerdas y acuérdate que no le debe caer al mango de la brocha, porque se puede podrir con el tiempo.
  • Por último y no menos importante, debes apretarlas un poco -no tan duro- con la ayuda de una toalla para que salga todo el exceso de humedad.
  • Déjalas secar durante un día entero sobre una toalla y acuérdate de voltearlas constantemente para que se sequen bien.

Por Equipo Eme Uruguay

[ad_2]

Fuente: Malltv