China busca que la cultura sea pilar de su economía hacia 2020

[ad_1]

 

China desarrollará la industria cultural hasta convertir al sector en pilar de su economía para 2020 a través de la creación de grandes grupos culturales, la apertura de teatros, complejos de ocio o librerías y otras medidas para impulsar la demanda.

Así lo recoge un plan del Gobierno publicado hoy por la agencia oficial Xinhua, que pretende situar a grupos empresariales culturales como líderes mundiales en cuestión de pocos años.

El programa, que se enmarca dentro de la reforma del sector recogida en el último plan quinquenal del Gobierno (2016-2020), fomentará las adquisiciones y fusiones entre empresas, especialmente aquellas con dificultades.

China, además, relajará los requisitos para la entrada de capital privado en el sector y favorecerá el desarrollo de compañías culturales que no sean de propiedad pública, señala Xinhua.

Las autoridades tratarán de ayudar a crear complejos recreativos y culturales, distritos artísticos, librerías y pequeños teatros en ciudades de mediano y de gran tamaño, según el plan del Ejecutivo.

“El país desarrollará un nuevo mercado cultural a través de internet”, subraya el documento oficial.

También apuesta por crear gradualmente un sistema de comunicación moderno para 2020, animando a determinadas páginas web a salir a bolsa y crear “nuevos grupos e instituciones de comunicación convencionales”.

En este último apartado, el Gobierno también promete “castigos severos” contra lo que considera rumores, información perjudicial o que se publica con la intención de extorsionar, así como contra “noticias falsas” o “falsos periodistas”, en pleno aumento de la censura en internet en el país.

Esta misma semana, el régimen comunista anunció dos nuevas regulaciones que entrarán en vigor el 1 de junio y que significarán un aumento del control de los contenidos informativos en la red.

Las normativas, por ejemplo, establecen que todas las webs de información de China requerirán un editor jefe y una redacción aprobados por las autoridades comunistas a nivel nacional o local, con la necesaria licencia y formados por el Gobierno central.

La censura de las autoridades es habitual en este sector. El presidente chino, Xi Jinping, ha abogado desde su llegada al poder en 2013 por que la cultura y el arte se subordinen a los “valores socialistas”, por lo que durante su mandato la retórica comunista ha aumentado en todos los ámbitos.
 

[ad_2]

Fuente: Panamá América